El amigo rumano de Morate dice que este le confesó el doble crimen pero no le creyó

Istvan Horvath, detenido junto al presunto asesino de Cuenca el jueves, está en libertad con cargos y la policía le investiga como posible cómplice

El rumano Istvan Horvath asegura que Sergio Morate le confesó el asesinato de las dos jóvenes de Cuenca.  / EFE / VÍDEO: ATLAS

1
Se lee en minutos

Istvan Horvath, el ciudadano rumano acusado de ayudar a ocultarse en Rumanía a Sergio Morate, principal sospechoso del doble crimen de las jóvenes de Cuenca, ha asegurado este sábado que este le contó que había matado a su exnovia y a una amiga, pero que él no le creyó.

"Al día siguiente [de llegar a Rumanía] me contó que había matado a Marina [Okarynska]. No le creí, le dije que intentaba impresionarme", ha asegurado Horvath. "No le creí, por eso no advertí a la policía", ha insistido.

Horvath había alquilado el apartamento donde fue detenido junto a Morate el jueves. Ambos se conocieron en la cárcel en España y asegura que Morate se puso en contacto con él recientemente.

"Me envió un mensaje y me dijo que había hecho algo. Luego, me llamó y me dijo que estaba perdido por algún lugar en Austria, pero sin decirme nada más. Fui a buscarlo a Hungría y me lo traje a Rumanía", explicó.

CONMOCIONADO

El presunto cómplice se ha mostrado aparentemente conmocionado por el asesinato de las dos jóvenes de Cuenca, Marina Okarynska y su amiga Laura del Hoyo, asegurando que se trata de un acto "imperdonable".

"Era amigo de Sergio, nos conocimos en la cárcel en España cuando fui detenido por un accidente. Debería haber sido padrino de sus hijos", ha contado Horvath.

"Me ha destrozado la vida, estoy casado, trabajo y ahora tengo problemas con la policía por su culpa", se ha lamentado Horvath, que ha asegurado que ha leído lo sucedido en los medios de comunicación.

EN LIBERTAD CON CARGOS

Horvath, de 27 años, fue puesto en libertad con cargos poco después de su detención, y está siendo investigado por la policía como posible cómplice.

Noticias relacionadas

Sergio Morate, el principal sospechoso de la muerte de las dos jóvenes de Cuenca, se encuentra en prisión provisional en Rumanía, después de declararse inocente ante un Tribunal de este país y sostener que teme por su vida en caso de regresar a España.

El Tribunal de Apelación de Timisoara, ante el que compareció Morate, ha aceptado la petición de la Fiscalía de fijar un periodo de detención provisional de 15 días, tiempo durante el cual se espera la petición formal de entrega de las autoridades españolas.