Impostor en prisión

Reino Unido devuelve 6 de los millones estafados por el falso 'broker' de Girona

  • Habla una víctima del estafador: "Fue una hostia durísima, sigo sin poder perdonarme haber confiado en él"

Iban Juvanteny, el falso broker de Girona en una foto con conocidos. 

Iban Juvanteny, el falso broker de Girona en una foto con conocidos.  / EL PERIÓDICO

Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Iban Juvanteny, un vecino de Girona de 35 años, ha estafado unos 15 millones de euros a unas 200 personas. Fingía ser un 'broker' que operaba en el mercado de valores de la bolsa inglesa. Lleva dos años en la cárcel preventivamente y para retenerlo entre rejas el juez que instruye su caso decretó una fianza de 3 millones de euros. “Es la más alta que ha dictado un juzgado de Girona”, subraya el subinspector Jose Merino, jefe del área de delitos económicos de los Mossos d’Esquadra, que este miércoles, finalmente, ha dado una buena noticia a las víctimas de Juvanteny: las autoridades británicas han enviado al juzgado de Girona 6 millones de euros que este órgano debe repartir entre las víctimas.

¿De dónde han salido los 6 millones?

Juvanteny construyó engañando a familiares y amigos una gigantesca estafa piramidal. Sus víctimas le daban dinero creyendo que él lo invertiría con maestría en productos financieros británicos pero lo que hacía en realidad en la ciudad del Támesis era gastarlo en casinos y en casas de apuestas. “Sobre todo tratando de acertar resultados deportivos”, explica Merino. Despilfarró así unos 9 millones de euros. Tanto dinero que la justicia inglesa comenzó a investigarlo antes de que las patrañas del falso 'broker' levantaran sospechas en España porque temió que podría estar blanqueando capitales. El proceso embarrancó porque no resultó posible contrastar tal intención. “Jugaba porque le gustaba jugar, no para blanquear”, aclara Merino. Sin embargo, quedó acreditado que varias de las casas de apuestas y casinos en los que gastaba su dinero a espuertas habían quebrantado su propio código para detectar posibles blanqueos y ahora han sido sancionadas: con 6 millones de euros. La colaboración de los Mossos d'Esquadra con la policía de West Yorkshire ha permitido demostrar de dónde procedían los fondos de Juvanteny y el Reino Unido ha ordenado que esa suma de 6 millones se envíe a España para reparar a unas víctimas que siguen preguntándose cómo se dejaron engañar.

Palco del City, jet privado y modales austeros

“Se movía dentro de círculos de confianza”, aclara una de sus víctimas a EL PERIÓDICO. “A mí me lo presentó un compañero de trabajo. No parecía un fanfarrón. No era ostentoso. Era alguien en quien no repararías de entrada. Me contó que trabajaba de 'broker' en Inglaterra y que tenía un acuerdo con su empresa que le permitía hacer algunas inversiones por su cuenta. Que era algo que hacía solo para personas de su entorno más próximo. Que no le interesaba crecer ni que entrara mucha gente porque eso daría problemas. Y me lo creí porque mi compañero de trabajo estaba encantado”, recuerda.

Noticias relacionadas

Esta víctima, semanas después de conocerlo, se mostró interesado en participar y al cabo de pocos días su compañero de trabajo le hizo saber de parte de Juvanteny que había una oportunidad: un producto financiero que en cuatro meses podía darle un rendimiento del 25% o del 30%. “Le envié un correo electrónico, me respondió con una cuenta corriente inglesa e hice un ingreso de 10.000 euros”. Así entró en una rueda en la que acabó metiendo 20.000 euros durante los cuatro años que transcurrieron entre aquel primer correo y hasta que su amigo le llamó por teléfono para contarle que Juvanteny era un estafador que se había dado a la fuga. “Fue una hostia durísima. Sigo preguntándome cómo pude confiar en él. Él me comunicaba periódicamente cómo iba la inversión y yo creía que ya tenía 80.000 euros. Si me hubieras preguntado entonces, te habría aconsejado que metieras dinero. Veía lo quería ver y no atendía a razones”, explica con la intención de que su caso sirva como un aviso para el resto de ciudadanos. Una advertencia que coincide con la del subinspector Merino, que subraya que esos márgenes de inversión, cercanos al 3% mensual, acostumbran a ser rendimientos que forman parte de las llamados 'esquemas Ponzi' o estafas piramidales.

Juvanteny fue arrestado por los Mossos en la primavera de 2019 porque regresó de Alemania un mes después de fugarse. Tal como recoge el Diari de Girona en una información publicada cuando ingresó en prisión preventiva, envió una carta a su novia en la que admitió que ni siquiera había terminado la carrera de Económicas y que no había estudiado en Leeds ningún máster en Finanzas. El estafador generó esa ficción que su entorno alimentó asegurando que tenía un palco en el campo del Manchester City y que viajaba desde Londres a Girona en un jet privado. Tampoco trabajaba para el banco Barclays. En Inglaterra vivía a cuerpo de rey gastándose en apuestas deportivas los ahorros que le entregaban en mano personas que acabaron siendo de toda España y que creyeron que el 'broker' haría que se multiplicaran.