Inexplicable abandono en el Baix Ebre

Halladas 38 bombas de la Guerra Civil en un camino rural de Xerta

Los artefactos, proyectiles de artillería y granadas de mortero, habían sido abandonados en un muro de piedra

Halladas 38 bombas de la Guerra Civil en un camino rural de Xerta

EL PERIÓDICO

Se lee en minutos

Un total de 38 artefactos explosivos de la Guerra Civil han sido encontrados este mediodía en el margen de un camino rural del municipio tarraconense de Xerta (Baix Ebre). Un vecino que paseaba por el campo, en las inmediaciones de la reserva natural La Foradada de Xerta y entre la carretera TV-3541 y la acequia de esta localidad, avisó a los Mossos d'Esquadra a las 11.30 horas de esta mañana de la presencia de los proyectiles, alineados sobre un muro de piedra. Un equipo de técnicos de desactivación de explosivos, Tedax, de este cuerpo policial se ha desplazado al lugar y comprobado la peligrosidad del arsenal ya que los artefactos contenían el explosivo.

El hallazgo es sorprendente ya que nunca antes se han encontrado tantas bombas abandonadas a la intemperie tras haber sido trasladadas en un vehículo. Normalmente, este tipo de bombas de la guerra civil suelen aparecer enterradas en campos o escondidas en casas, pero no junto un camino en un lugar al que han tenido que ser transportadas en un vehículo de forma clandestina.

Misterioso traslado

Según fuentes policiales, los artefactos son tres proyectiles de artillería de 105 milímetros, tres de 75 milímetros, seis de 65, 13 granadas de mortero de 81 milímetros, 11 granadas de mortero de 45 y dos multiplicadores. Las mismas fuentes manifestaron su sorpresa por el inexplicable abandono de este arsenal. Primero, porque por su envergadura y peso ha tenido que ser trasladados en un vehículo, con el consiguiente riesgo de explosión. Los artefactos, aunque oxidados, no presentaban restos de tierra. Todos contenían explosivo y su abandono lo hace aún más inestable.

Artefactos de la Guerra Civil encontrados en Xerta.

/ EL PERIÓDICO

Además los proyectiles tienen un alto valor en el mercado negro. Una sola granada de mortero de la guerra civil puede ser vendida por unos 400 euros, aunque antes debería ser desactivada. También extraña a los Mossos que la persona que los ha abandonado no haya llamado para avisar de su localización. "A veces los encuentra un familiar de alguien que los guardaba en casa. En ese caso acudimos y lo recogemos sin hacer preguntas", indican las mismas fuentes. Por ello, los Mossos recomiendan siempre llamar al 112 si alguien se encuentra un proyectil.

Te puede interesar

Transporte especial con escolta

Una prueba de su potencial peligrosidad es que esta tarde se organizará un convoy especial de los Mossos d'Esquadra para trasladar los 38 proyectiles con escolta hasta un polvorín, donde los expertos del Tedax procederán a su destrucción de forma segura