Más que un centro de votación

Los suplentes salvan la jornada electoral del 14-F en el Camp Nou

  • Las instalaciones del Barça acogen una imagen histórica: la de ciudadanos votando para el Parlament de Catalunya

  • La cola era de casi una hora por la mañana porque el centro no ha podido comenzar puntual debido a la dificultad de formar mesas

  • Buena parte de los ciudadanos citados como substitutos han acabado haciendo posible el sufragio ante la estampida de titulares

Votación durante la jornada electoral del 14-F en el Camp Nou. / JORDI COTRINA / VÍDEO: GUILLEM SÀNCHEZ

Se lee en minutos

La misma pandemia que mantiene clausurado al público el Camp Nou desde hace ya casi un año también ha entregado este 14 de febrero una imagen histórica: la instalación de un centro de votación para las elecciones al Parlament de Catalunya. Con el campo de telón de fondo, bajo la lluvia y contra el miedo al virus, los ciudadanos han vuelto al recinto blaugrana pero no para ver a Leo Messi. El estadio del F.C.Barcelona ha sido uno de los lugares habilitados para llevar a cabo la votación minimizando el riesgo de contagio. A las once de la mañana, la cola de espera era de casi una hora. En parte porque no ha comenzado puntual debido a que no ha resultado sencillo formar todas las mesas previstas. Ha hecho falta tirar de buena parte de los suplentes convocados, que como ocurre últimamente con la plaga de lesiones que persigue al equipo de Ronald Koeman, han salvado la jornada y han hecho posible la votación.

“En esta mesa dos de los tres somos suplentes”, explica uno de los afectados, que encaja con resignación la desbandada de titulares que han acreditado eximentes para sentarse a la mesa acosada por el coronavirus. “Estamos tranquilos y las medidas de seguridad son buenas”, añadía el presidente substituto. El espacio habilitado por el F.C.Barcelona era el del auditorio, un vestíbulo grande y bien ventilado. A las 18.30 horas, cuando se acerque la franja acordada para que voten las personas con covid, tendrán que vestirse con ropa de protección y colocarse una pantalla frente a la cara. Ese rato, de contacto con personas positivas, angustia un poco más.

Mañana desapacible

No se ha levantado radiante la mañana en Barcelona. Todo lo contrario: hacía frío. A pesar de eso, la afluencia era importante para votar en el Camp Nou. La mayoría de asistentes eran de edad avanzada. Consuelo, 84 años, originaria del Bajo Aragón y con más de 70 años de vida en Catalunya, ha venido pronto para cumplir con los deseos de su hija. “Me ha dicho que tenía que votar sí o sí y he obedecido, aunque a mi edad no sé yo para que me va a servir esto…”, razonaba.

Te puede interesar

Juan, 83 años, de origen manchego, también ha venido a primera hora. Es socio del Barça desde que llegó a Barcelona, con veinte años. “Este virus… todo el año con el estadio cerrado”, maldecía mientras miraba el campo echando de menos a su equipo. Venir al Camp Nou para votar al próximo president del Parlament le ha costado mucho más que en día de partido. “Casi una hora de cola para votarlos a pesar de que a los viejos no nos suben la pensión y ellos van tirando el dinero o marchándose a Arabia”, protestaba. Los socios como Juan tendrán una segunda cita con las urnas en breve, para escoger al sucesor de Josep Maria Bartomeu.