Dispositivo electoral

Los Mossos cifran en 63 las bajas laborales para el 14-F tras la vacuna AstraZeneca

  • El portavoz Molinero minimiza los efectos secundarios y explica que todas las bajas han sido cubiertas

  • Estas 63 bajas han podido presentarse por síntomas derivados de la vacuna o por motivos distintos

  • Hay un binomio policial en cada centro de votación tal como estaba previsto en un operativo que suma 14.000 efectivos

Vacunación de un agente de los Mossos d’Esquadra en Tortosa.

Vacunación de un agente de los Mossos d’Esquadra en Tortosa. / ACN / ANNA FERRÀS

Se lee en minutos

El dispositivo policial diseñado para garantizar la seguridad de la jornada electoral ya ha destinado un binomio --dos agentes-- a cada centro de votación. El 'conseller' d'Interior, Miquel Sàmper, ha calificado el operativo como el más ambicioso en democracia debido al contexto de pandemia. Participan un total de 14.000 policías entre agentes de los Mossos d'Esquadra y de las policías locales del territorio catalán.

Noticias relacionadas

El portavoz del cuerpo catalán, el comisario Joan Carles Molinero, ha minimizado el impacto que ha tenido la campaña de vacunación que comenzaron esta semana los agentes que están en contacto con los ciudadanos. Tal como estaba previsto, varios de los funcionarios que recibieron la vacuna AstraZeneca han presentado durante las 24 horas posteriores síntomas gripales tales como dolor de cabeza, malestar o décimas de fiebre. Los síntomas han desaparecido transcurrido ese tiempo. Para garantizar la disponibilidad de uniformados para este 14-F, ayer sábado no se vacunó a ningún policía. Este domingo, de los más de 7.000 agentes convocados, solo 63 han presentado una baja médica por indisponibilidad. Una ausencia que podría deberse al malestar provocado por la vacuna o a motivos distintos y ajenos a la misma.

En total, los Mossos han activado más de 7.000 agentes a los que se suman más de 2.000 efectivos de orden público. El dispositivo se completa con 4.000 policías locales. Los únicos incidentes que se han registrado durante las horas previas a la composición de las mesas han sido dos sabotajes de repetidores de Canet d'Adri (Gironès) y Cubells (La Noguera). Dos incidentes que han alterado la cobertura telefónica y de televisión de algunos abonados pero que no tienen repercusión alguna sobre la jornada electoral. También ha habido algunas pancartas o pintadas en centros de votación. Episodios sin importancia en una noche que Sàmper ha calificado de "muy tranquila".