Complejo problemático

Susto en la Barceloneta con el desprendimiento de una fachada sobre la entrada principal del edificio

  • El inmueble de protección oficial aloja a 150 familias que explican que presenta fallos estructurales desde el primer día

  • La caída de ladrillos ha impactado contra el lugar más frecuentado pero por fortuna no había nadie debajo

El edificio cuya fachada se ha desprendido en la Barceloneta

Se lee en minutos

Un trozo de fachada del complejo de viviendas de protección oficial de la calle de Doctor Aiguader 17-15, ubicado junto al barrio de la Barceloneta de Barcelona, se ha desplomado este martes al mediodía sobre la entrada principal del inmueble. A Carmen Redondo, presidenta de la comunidad de vecinos, el desprendimiento la ha sorprendido cuando se disponía a salir a la calle. "Acababan de pasar justo por debajo dos repartidores justo antes", subraya para dejar claro lo cerca que ha estado el incidente de provocar heridos.

Te puede interesar

"Ha sonado tan fuerte que parecía que se hundía el edificio", explican más vecinos que horas después del suceso seguían los trabajos de los Bombers de Barcelona a pie de calle. El desprendimiento se ha producido en una de las estructuras superiores y ha implicado que decenas de ladrillos cayeran desde una altura de unos 30 metros hasta el suelo. Por fortuna, no había nadie junto a entrada principal cuando eso ha ocurrido. Lo más sorprendente del caso es que la estructura afectada era la única de las que componen este inmueble que en la última revisión había sido considerada en buenas condiciones. El resto de paredes y fachadas no superaron la inspección. En realidad, aclara Redondo, todo el complejo presenta graves deficiencias.

Las paredes se han abombado y con el temporal Gloria quedó claro que no estaban bien selladas. "Entraba agua por todas partes", lamentan. El resultado se aprecia a simple vista y la inquietud de los inquilinos que habitan en los 150 domicilios es que esto haya sido solo un aviso. Se trata de un inmueble que pertenece al patronato municipal y que construyó la empresa Sacyr. Los vecinos señalan sin disimulo la responsabilidad de la compañía dado que la construcción acaba de cumplir 5 años de edad y en ese tiempo no ha dejado de dar problemas. La mayoría de las casas son de protección oficial salvo las de la planta baja, que son de alquiler social y el lugar en el que han realojado familias vulnerables de la Barceloneta. Los Bombers, mientras dura la revisión de la estructura, cubrirán las fachadas con mallas para evitar nuevos desprendimientos.