Desahucio judicial

Los Mossos cierran en Sants una ocupación habitual de ladrones multirreincidentes

  • Los agentes han entrado en el domicilio de la calle de Gayarre a las 11:00 horas pero los sospechosos ya no estaban

  • Se trata de un lugar que, según fuentes policiales, por el que han pasado diversos autores de robos cometidos en la zona

  • Los vecinos, “aliviados”, aseguran que casi cada noche moradores del local habían protagonizado violentas peleas

Esta mañana los ladrones más activos ya no se encontraban en el local / MANU MITRU / VIDEO GUILLEM SÁNCHEZ

Se lee en minutos

Los Mossos d’Esquadra han activado este jueves a las 11.00 horas un operativo en el barrio de Sants para cerrar un piso considerado una ocupación delincuencial. Se trata de un inmueble por el que han pasado personas con numerosos antecedentes por delitos de robos violentos y contra establecimientos comerciales, según fuentes policiales. Vecinos como David aseguran que han vivido los últimos meses “con mucho miedo” debido a las violentas peleas que protagonizaban casi cada madrugada.

La ocupación se encontraba en unos bajos del número 84 de la calle de Gayarre en el que antiguamente había estado el bar El Uruguayo. Tras cerrarse el negocio, el espacio quedó vacío y el pasado mes de octubre fue ocupado ilegalmente. Así comenzó el tormento de familias acostumbradas a convivir en el barrio con otras ocupaciones que, según subrayan, no provocan este grado de conflictos. “Todo el mundo tiene derecho a una vivienda pero así no. Bebían y se discutían y acababan a golpes. Tal era la desesperación que una vecina que había ido hasta tres veces a hablar con ellos para conseguir por las buenas que no armaran broncas terminó bajando una cuarta, sobre las cinco de la madrugada, asiendo un palo y gritándoles”, recuerda David.

Te puede interesar

El propietario del inmueble denunció la ocupación pero los moradores de estos bajos cambiaban constantemente y ello impedía llevar a cabo un proceso de desahucio civil. "En pocos meses han pasado muchas personas distintas", subrayan fuentes policiales. El Pla Tremall contra la multirreincidencia activo desde el mes de junio de 2020 presentó la semana pasada un informe en el juzgado que acreditó que varios de los ladrones identificados habitualmente se alojaban en estos bajos. El juzgado, a la vista de estas evidencias policiales, ha dado orden de desalojarlo este jueves.

Los vecinos detallan que los últimos moradores, los que han sido desahuciados este mañana, no eran los más conflictivos. A pesar del “alivio” que han manifestado incluso con aplausos desde los balcones, temen que ahora que el espacio vuelve a estar vacío termine en manos de moradores anteriores más violentos si el propietario, un particular, no sella la entrada de forma contundente. El dueño, que se ha identificado como un vecino del barrio, ha explicado que van a instalar una alarma de seguridad.