INVESTIGACIÓN

Detenido un Ultra Sur por destrozar un bar la noche del Real Madrid-Atlético

  • Lleva cinco años en el grupo ultra, tiene tatuajes de extrema derecha y vive con sus padres

  • La policía busca al resto de integrantes de la turba que asaltó el local

Se lee en minutos

La Policía Nacional detuvo a I.C., un joven madrileño, por su participación en el asalto y destrozos a un bar la noche del partido Real Madrid-Atlético de Madrid, el pasado 12 de diciembre. Se trata de un "miembro activo de Ultra Sur", el grupo de aficionados de extrema derecha seguidores del Real Madrid, según ha sabido El Periódico de fuentes del caso. Aquella noche, un grupo de "entre 15 y 20 personas" acudieron encapuchadas al lugar y lanzaron sillas, botellas y otros objetos contra el local, al que habían ido a buscar integrantes del Frente Atlético.

La investigación de la Brigada Provincial de Información de la Policía ha revelado que el grupo ultra de seguidores del Real Madrid habían acudido antes a diferentes lugares cerca del estadio Wanda Metropolitano, pero decidieron no cometer allí ninguna agresión. Posteriormente se dirigieron al local de la calle Sangenjo, en el barrio del Pilar, en el que esperaban que estuvieran miembros del Frente Atlético, para agredirlos. Sin embargo, cuando llegaron los ultras allí no había nadie del grupo rival, por lo que destrozaron el local.

Tres delitos

Los testimonios recabados por la policía indican que en el momento del ataque había allí incluso más clientes del Real Madrid que seguidores del Atleti. Pese a ello, la turba ultra destrozó el bar. Los investigadores interrogaron a testigos y clientes, revisaron cámaras de seguridad de una gasolinera cercana y lograron identificar a I.C, que fue detenido el pasado 22 de diciembre. Se negó a declarar y está acusado de delitos de desórdenes públicos, daños y un delito contra la seguridad del tráfico, porque la caravana ultra huyó de la zona saliendo en dirección prohibida.

Te puede interesar

El detenido es miembro de Ultra Sur desde hace al menos cinco años, según fuentes del caso. Vive con sus padres y tiene en su cuerpo tatuajes con símbolos del Real Madrid y la extrema derecha. La policía ya le había identificado anteriormente en algunos incidentes de grupos ultras. Así, el 1 de marzo de 2020, cuando se cumplían cuarenta años de la creación de Ultra Sur y antes del partido Real Madrid-Barcelona en el Santiago Bernabéu, el joven fue identificado por una patrulla en una zona donde supuestamente se habían citado para pegarse ultras del Real Madrid y Boixos Nois. También es aficionado a acudir a conciertos de música RAC (rock against communism).

La policía continúa sus investigaciones, revisando vehículos y cámaras de seguridad de la zona, para tratar de identificar y detener al resto de integrantes de la turba que destrozó el bar madrileño.