Vecinos en vela

Tres ladrones arrestados tras una persecución por azoteas de Barcelona

  • Los asaltantes se dieron a la fuga saltando de un terrado a otro a pesar de la oscuridad y el frío

  • A los agentes les tocó despertar a varias familias para poder alcanzar los tejados de edificios de toda la manzana

Azoteas de la Via Barcino, escenario de la persecución

Azoteas de la Via Barcino, escenario de la persecución / Ferran Nadeu

Se lee en minutos

Los Mossos d’Esquadra investigan el robo a un domicilio del barrio de la Trinitat Vella de Barcelona que ha acabado esta noche en una peligrosa persecución por los tejados de la calle de Via Barcino. Tres de los implicados en el asalto al inmueble han sido arrestados en un dispositivo conjunto entre policía catalana y Guardia Urbana activado para impedir que huyeran. No han sido pocos los vecinos que se han despertado preguntándose si había personas corriendo por el terrado de su finca. Las había.

El aviso entró a las dos de la pasada madrugada. Una vecina escuchó golpes en el domicilio contiguo. Consciente de que no había nadie en ese piso llamó al 112. El ruido lo causaban tres ladrones que habían conseguido acceder a la vivienda, desconectar la alarma y encerrar a un perro en una de las habitaciones para registrar sin el incordio de los ladridos. Pero fueron sorprendidos por la llegada de las patrullas que atendieron la llamada de la mujer y comprendieron que ya era tarde para huir por la puerta principal. Optaron por lo opuesto: escapar por el tejado. El edificio pertenece a una manzana gigantesca de forma triangular que les permitió saltar de un terrado a otro. A pesar de la oscuridad. Y del frío.

La búsqueda

Te puede interesar

Segundos después, los primeros agentes se asomaron a la puerta del domicilio allanado y observaron que todo estaba revuelto. También comprobaron que los autores del asalto habían huido y dedujeron que solo podían haberlo hecho por la azotea. Por emisora, patrullas de los Mossos y de la Urbana se repartieron por portales de distintos bloques para tratar de cubrir el perímetro de la manzana. A pesar de las altas horas de la madrugada, tocó llamar al interfono, sacar a los vecinos de la cama y preguntar si podían abrir y si tenían llaves para subir al terrado. Poco a poco, los uniformados alcanzaron los tejados. Y comenzaron a estrechar un círculo imposible saltando de una terraza a la otra, entre antenas y tenderos. Uno de los ladrones fue atrapado a los pocos minutos. Fue más difícil dar con los otros dos, que se habían escondido y fueron finalmente localizados por dos agentes municipales, a casi 100 metros de la finca inicial.

Los sospechosos son tres hombres de 38, 43 y 44 años, respectivamente, y de nacionalidad española –uno– y marroquí –dos–. Al menos uno tiene antecedentes policiales que lo vinculan a grupos criminales. Durante el cacheo aparecieron destornilladores doblados –para forzar cerraduras– y guantes del Decathlon –para no dejar huellas dactilares–. Los tres se habían desplazado en dos coches: un Renault y un Hyundai, ambos con matrícula de Madrid.