Informe de los Mossos

Así fue el (quinto) asalto a la casa de Josep Maria Mainat

  • Su mujer y su antiguo amante fueron “sorprendidos en la cama de la cuarta planta” de la vivienda por los mossos
  • Angela, la esposa de Mainat, a los agentes: “He entrado con una llave porque soy la propietaria”
  • El productor: "Intentaron entrar otras cuatro veces, una de ellas, fue una persona con máscara de orangután”
Ángela Dobrowolski, mujer de Mainat, sale de la casa familiar.

Ángela Dobrowolski, mujer de Mainat, sale de la casa familiar. / Europa Press

Se lee en minutos

El productor Josep Maria Mainat llamó por teléfono a la policía local de Canet de Mar a las siete menos cinco de la mañana del 24 de noviembre. Explicó entonces a los agentes municipales que "ha recibido aviso de movimiento de las cámaras de seguridad interiores" que tiene instaladas en la casa, una segunda residencia, y "al mirar las imágenes grabadas de un cuarto de hora antes ha visto que una persona las ha manipulado y, posiblemente, haya alguien dentro”, según el atestado de los Mossos d’Esquadra al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO.

Cuando la policía local de Canet llega a la casa, una edificación de cuatro plantas, observa "que la puerta de acceso a la vivienda principal está forzada”, pero hace constar que “aparentemente no se ha podido acceder a su interior”. Los agentes llaman entonces por teléfono a Mainat, que les autoriza a que entren en el domicilio. Los policías locales piden también ayuda a los Mossos ante la posibilidad de encontrarse con asaltantes dentro de la vivienda.

Una percha de madera

La sorpresa llega cuando mossos y policías locales de Canet entran por fin en el edificio. En la cuarta planta de la casa, “al acceder a la habitación principal, los agentes sorprenden a dos personas en la cama”, según recoge el informe policial. Son la mujer de Mainat, Angela Dobrowolski, investigada por el supuesto intento de homicidio de su marido, y el que fuera su amante ocasional, un venezolano llamado Gabriel Castro. Al lado de la cama, los agentes ven un aparato receptor de radiofrecuencias y una percha de madera, “objetos susceptibles de ser utilizados para acceder a la vivienda y localizar” cámaras de seguridad para cambiar su orientación, según el informe policial.

Tras sacarla de la cama, los agentes preguntan a la mujer de Mainat cómo ha conseguido entrar a la casa y ella responde, según el atestado: “con mi llave, soy propietaria”. Sin embargo, las llamadas a la policía de varios vecinos de la calle Sant Jaume habían alertado de que en la terraza de la casa se veía un “aparato” que podía haber sido utilizado para entrar a la vivienda. Los mossos lo comprueban y escriben que “la ventana que da acceso al baño de la última planta está forzada con algo utilizado a modo de palanca y está abierta”.

Ventana forzada

Todo indica que la mujer de Mainat y su amigo “habrían accedido (a la casa) forzando la ventana abatible de aluminio de la tercera planta (un baño del dormitorio principal. Para llegar allí han tenido que escalar por la casa de al lado y acceder a una terraza de la tercera planta donde no hay cámaras”, tal y como explicó posteriormente el productor a los mossos.

Finalmente, los agentes se llevaron detenidos a la mujer de Mainat y su amigo por un posible intento de robo. Sin embargo, además de haber sorprendido a los supuestos ladrones en la cama y de que ellos no tuvieran ningún objeto en su poder, ni siquiera una bolsa o mochila para llevárse su supuesto botín, los policías recogen en el atestado que “las personas detenidas no llevaban efectos personales ni ropa de recambio”.

No faltaba nada

El propio Mainat compareció esa tarde en la comisaría de los mossos d’Esquadra en Arenys de Mar y afirmó que, tras acudir a la casa, “no echa en falta nada, ya que allí no hay muchos objetos personales, al ser una segunda residencia”. Eso sí, el productor afirma que “no recuerda” que unos altavoces, un reloj y una caja de aparatos para hacer deporte estuvieran en la cocina de la casa, el lugar donde, según los agentes que intervinieron en la operación, los encontraron.

En su comparecencia en comisaría, Mainat ñade que la casa no tiene alarma ni caja fuerte, aunque sí cámaras de seguridad con “sensor de movimientos” y que “desconoce” porqué su mujer quiere entrar en la vivienda. Posteriormente, Angela Dobrovolski ha declarado que su intención era quedarse en la casa, no robar ningún objeto.

Cuatro asaltos más

La comparecencia de Mainat ante los mossos ofrece datos inéditos hasta ahora. El productor asegura que en enero de este año, coincidiendo con los graves problemas en su matrimonio, cambió la cerradura de la vivienda. Y añade que “durante la semana pasada intentaron forzar la cerradura de la puerta de entrada en tres ocasiones sin conseguir abrirla”. Se trata, explica Mainat a los agentes, de una puerta de madera y cristal, de doble hoja. Esos tres intentos de asalto a su casa fueron grabados por las cámaras de seguridad que tiene instaladas en el edificio. Mainat entregó a los mossos las imágenes de los intentos de asaltos de los días previos y también las de la última noche.

Noticias relacionadas

El productor añade en su declaración ante los mossos que “hubo un cuarto día que aparecía otra persona con una capucha y (llevaba puesta) una máscara de orangután, que parecía un hombre y no consiguió entrar en la casa”.

La mujer de Mainat y su amigo Gabriel declararon ante el juez de guardia y quedaron en libertad, investigados por un posible delito de robo en grado de tentativa. El caso ha pasado al juzgado de instrucción número 3 de Arenys de Mar, que deberá decidir si mantiene la acusación por ese delito o la cambia por uno más leve de ocupación de vivienda.