OPERACIÓN POLICIAL

Desarticulada una banda de estafadores que se hacían pasar por empleados de banco

Sus víctimas eran personas de edad avanzada a las que llamaban para obtener datos personales y sustraerles dinero

Desarticulada una banda de estafadores que se hacían pasar por empleados de banco

123RF

Se lee en minutos

Los Mossos d'Esquadra han detenido a ocho personas integrantes de una banda que se dedicaba a estafar a personas de edad avanzada haciéndose pasar por empleados de su entidad bancaria y que actuaban tanto en Catalunya como en otros puntos de España.

Los estafadores llamaban por teléfono a las víctimas y les hacían creer que habían sido objeto de un cargo fraudulento en su cuenta corriente. Así se ganaban su confianza para obtener diversos datos personales con los que sustraerles el dinero. En total, la banda ha estafado cerca de 50.000 euros.  

Según ha informado este miércoles la policía catalana, agentes de la División de Investigación Criminal de la Región Policial Metropolitana Norte, junto con efectivos de la Unidad de Investigación de la comisaría de Berga, detuvieron el pasado 28 de octubre a los ocho delincuentes como presuntos autores de los delitos de estafa continuada, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal. La detención del líder del grupo el pasado mes de agosto, como consecuencia de otro hecho delictivo, propició que aflorara información que relacionaba al grupo con esta actividad criminal y su participación en un total de 29 delitos. 

Estafa telefónica

La investigación policial comenzó el pasado mes de junio, cuando se detectó que se habían producido tres hechos delictivos consecutivos en una misma localidad con pocos días de diferencia. Las pesquisas policiales condujeron a determinar que uno de los integrantes del grupo había obtenido información relacionada con datos de carácter personal de varias personas. Esto les permitía hacerse pasar por empleados de la entidad bancaria de las víctimas y realizar llamadas para alertarlas de que habían sido objeto de un cargo fraudulento en su cuenta corriente, que en realidad jamás se había producido. El hecho de que los interlocutores dispusieran de datos de carácter personal de las víctimas les daba credibilidad y se creaba un clima de confianza con los estafadores. 

Entonces, les pedían más datos relacionados con sus cuentas, con la excusa de poder hacer gestiones para devolverles el dinero que les habían sustraído. Una vez conseguidos esos datos, utilizaban las cuentas para comprar dispositivos electrónicos de alta gama, principalmente móviles y tablets, que posteriormente revendían a un precio por debajo de mercado con el fin de obtener dinero en metálico. En otras ocasiones, hacían traspasos de dinero desde la cuenta de la víctima a otras cuentas. Con este modus operandi, los estafadores lograron cerca de 50.000 euros en tres meses.     

Te puede interesar

Las víctimas eran principalmente personas de edad avanzada que vivían en Cataluña, aunque también estafaron a otras personas del resto de España. En la mayoría de los casos, la cantidad estafada se situaba entre los 1.000 y los 7.000 euros, aunque hubo un caso de la solicitud de un préstamo de 10.000 euros que la propia entidad bancaria detuvo por la desconfianza que les generó la operación.

El pasado 28 de octubre, agentes de los Mossos hicieron dos entradas y registros en la localidad de Berga, en los domicilios de tres de los arrestados. En la operación, se intervinieron dispositivos electrónicos como móviles y tablets, dos patinetes eléctricos y material informático diverso, pendientes de análisis. Según informa EFE, los detenidos pasaron a disposición judicial y el juez decretó el ingreso en prisión para el líder de la organización y libertad con cargos para los otros integrantes del grupo.