CONTRA EL ESTADO DE ALARMA

Detrás de las protestas: Ultras y negacionistas en Valencia, Biris y 'ninis' en Sevilla, extrema izquierda en Burgos

La Policía Nacional desvela los diferentes perfiles de los grupos que protagonizan los incidentes nocturnos en varias ciudades

Solo tienen en común el cabreo contra políticos y técnicos. En Bilbao no participó nadie de la izquierda abertzale

Manifestantes del barrio de El Gamonal (Burgos) se lanzan contra la policía durante las protestas contra el estado de alarma.

Se lee en minutos

Los grupos que han protestado durante la última semana en diferentes puntos son, según fuentes de la Policía Nacional, "transversales y heterogéneos. Solo tienen en común que son gente cabreada, no hay una organización común detrás, hay una chispa que prende y tiene eco en distintos sitios, pero las personas que protestan en Catalunya son diferentes de las de otros lugares. En Barcelona vimos ultraderechistas; en El Gamonal, en Burgos, por ejemplo, el peso de los disturbios lo llevó gente de grupos de extrema izquierda", subrayan.

Los primeros análisis policiales sobre los disturbios ocurridos en Barcelona, Burgos, Valencia, Sevilla y Bilbao, entre otras capitales, apuntan a que "el factor geográfico y político de cada zona" influye en quiénes son los protagonistas de las protestas más violentas. "En Barcelona no hubo independentistas radicales, tampoco en Bilbao hubo nadie de la izquierda abertzale", explican. En los disturbios en la capital vizcaína, igual que en la catalana, sí se detectó la participación activa de grupos de ultraderecha.

Ultras, covid, prostitución

Siete jóvenes fueron detenidos en las protestas del viernes por la noche en Valencia. El perfil de los manifestantes en la capital levantina es variado, según  los análisis policiales. De un lado, Valencia es, junto a Madrid, la zona donde los negacionistas del covid  y grupos terraplanistas tiene más presencia. A ellos se añaden diferentes grupos de hosteleros cabreados y algunos estudiantes de ideología ultraderechista, según los primeros datos obtenidos por la policía.

La vinculación de grupos ultras con el mundo de la hostelería, incluso con el de los locales de prostitución es conocida en Valencia. José Luis Roberto, empresario que llegó a ser representante de la Asociación Nacional de Locales de Alterne, ha retomado este año el liderazgo del grupo ultra España 2000.

Réplica en El Gamonal

Lo contrario ocurrió en las protestas en El Gamonal, un barrio de clase trabajadora de Burgos, que fueron capitalizadas por "grupos de extrema izquierda, anarquistas, antisistema, algunos de ellos vinculados algunos a Izquierda Castellana", según fuentes policiales. Curiosamente, esos grupos sí tienen simpatía por los CDRs catalanes y grupos independentistas vascos.

Las protestas de la noche del viernes, que acabaron con dos detenidos, fueron una réplica lejana, según fuentes policiales, del malestar ya mostrado por grupos de vecinos en el barrio burgalés durante 2014, cuando el gobierno municipal del PP quiso imponer la construcción de un parking y un bulevar en el barrio. De hecho, la quema de contenedores, el lanzamiento de piedras y hasta una emboscada que la noche del viernes hicieron huir a varios coches de policía municipal tuvieron lugar en la calle Vitoria, la misma en la que sucedieron los graves incidentes de 2014.

Biris y cubatas

Otro tono, y otros participantes tuvieron las protestas en Sevilla. Entre los participantes había un perfil común al resto de capitales. Gente cabreada, hosteleros, algunos negacionistas del  virus... Pero en la capital andaluza, la policía nacional ha detectado algunos elementos diferentes. Incluso un factor lúdico. Algunos videos que están analizando muestran a personas quemando contenedores con una mano mientras sujetan un vaso, presumiblemente de cubata, en la otra. En esa línea, en los disturbios se han identificado grupos de jóvenes ni-nis, que ni estudian ni trabajan."Protestan porque no les dejan salir y además, salen y beben", explican las fuentes consultadas por EL PERIÓDICO. 

Te puede interesar

Además, las primeras investigaciones de la Policía Nacional han revelado que en las protestas habrían participado integrantes o simpatizantes de los Biris, la peña radical de ultras del Sevilla Fútbol Club, tradicionalmente vinculada con ideología de extrema izquierda, aunque, por ejemplo, llegaron a defender en una pintada a los miembros de La Manada que violaron a una joven en Pamplona.

Los analistas consultados por EL PERIÓDICO apuntan que el movimiento improvisado puede seguir teniendo algún eco, al menos durante las noches del puente, hasta el lunes. "El cabreo existe. Hay personas confinadas, cabreadas. Gente de todo tipo. Creen que hay un fracaso político y también sanitario en todo esto. Y que ahora les echan la culpa a ellos. Les dicen que el ciudadano es el responsable del virus. Esto ha formado un movimiento poco homogéneo, por efecto contagio. No hay nada organizado detrás", explican.