NUEVA SENTENCIA

El hombre condenado por publicar la foto de la víctima de La Manada mientras la violaban se libra de la cárcel

La Audiencia de Navarra confirma su culpabilidad, pero rebaja en un día su pena y la reduce a dos años, lo que evitará su ingreso en prisión

El joven, ultraderechista y que vive en Valladolid, publicó la imagen de la chica en su cuenta de Twitter y la llamó "golfa borracha"

Los cinco hombres de La Manada, condenados por agresión sexual.

Los cinco hombres de La Manada, condenados por agresión sexual.

Se lee en minutos

El juzgado número 4 de Pamplona lo condenó en febrero a dos años y un día de cárcel por publicar en su cuenta de Twitter la imagen de la víctima de la Manada, tomada por los agresores durante la violación en San Fermín de 2016. El joven, de treinta años y que vive en Valladolid, difundió la identidad de la chica, la acusó de mentir y la insultó. Recurrió la sentencia, que le obligaba a ingresar en la cárcel. Ahora, según ha conocido EL PERIÓDICO, la Sección Primera de la Audiencia de Navarra confirma su condena por un delito de revelación de secretos en concurso con un delito contra la integridad moral, pero rebaja en un día su pena, dejándola en dos años. Con esa mínima rebaja, el condenado ya no deberá entrar en prisión.

En una sentencia dictada el 17 de julio y a la que este diario ha tenido acceso, el tribunal considera acreditado que el 6 de diciembre de 2017, el ahora condenado colgó en su perfil de Twitter una imagen donde se observa a la joven siendo vejada por José Ángel Prenda, uno de los cinco condenados a 15 años de prisión por las agresiones sexuales. Junto al fotograma que estaba incluido en el sumario del caso y que la Audiencia de Navarra había prohibido difundir, el hombre escribió un comentario: "La chica supuestamente violada por #LaManada ha pedido que no se difunda esta imagen porque quizá pensemos que solo era una golfa borracha. Pero cómo íbamos a pensar eso, si se la ve súper forzada...". Con la publicación, produjo "una situación de humillación de tal intensidad, que es suficiente para calificarse de un trato degradante", subraya la nueva decisión judicial. 

El condenado, que formó parte de las listas del grupo ultra Democracia Nacional para las elecciones de 2015,  siguió activo en redes sociales hasta hace unos meses e incluso escribió comentarios opinando sobre la primera sentencia en su contra. En sus perfiles se definía como "republicano, ateo, socialista, iberista, antisionista y nacionalista". También retuiteaba mensajes del líder de Vox, Santiago Abascal.

Se mudó a otro país

La publicación, según la sentencia, originó 64 comentarios, 13 likes y fue compartida 16 veces por otras personas y provocó una "revictimización" para la joven agredida, que pudo ser identificada por personas que desconocían su condición de víctima de La Manada, lo que la obligó a someterse a tratamiento psicológico, abandonar sus estudios universitarios e incluso a mudarse durante más de tres meses a vivir al extranjero", como denunció públicamente la abogada de la chica, Teresa Hermida.

Pero además, "la cuenta de twitter del acusado se encontraba abierta, por lo que cualquier persona, fuera seguidora o no de dicho perfil, podía acceder a los contenidos que él publicara", recalca la resolución judicial, que también rebaja, de doce euros a ocho, la cuota diaria que el acusado debe pagar durante trece meses.

"De mala calidad"

La Audiencia de Navarra hace suyos los planteamientos del juzgado de Pamplona que condenó al vallisoletano y rechaza los argumentos que este esgrimió en su recurso de apelación para pedir su absolución. El joven argumentó ante el tribunal que la víctima no era reconocible en la fotografía que él colgó porque era "de mala calidad y la posición del rostro de la denunciante no permite su identificación". 

El fallo judicial afirma por el contrario que, "si bien la denunciante de la simple vista de la fotografía no puede ser reconocida por la practica totalidad de la población por un simple dato evidente, que no la conocemos, la publicación si que provocó el que amigos, compañeros de universidad y algunos familiares descubrieran que fue ella precisamente la victima de los hechos denunciados". Y además, el condenado acompañó la imagen de "datos suficientes para su identificación, como es el concretar el procedimiento judicial del que procede la imagen, lo que excluye cualquier falta de conocimiento por parte del acusado del origen de la foto o de la participación que tuvo la denunciante en el procedimiento".

El hombre criticó que el juzgado de Pamplona que lo condenó en primera instancia tomó en consideración "solo la declaración de la denunciante, concurriendo en ella una incredibilidad subjetiva derivada de sus circunstancias personales" y añadió que la situación de la chica y su "resentimiento frente al acusado, al que le reprocha reabrir antiguos padecimientos", no había sido tenida en cuenta "a la hora de examinar su credibilidad". Pero para la Audiencia de Navarra, "la condena no se sustenta en su declaración única y exclusivamente, sino que parte de hechos objetivos, la publicación de la fotografía y el texto".

"Una opinión diferente"

Entre sus argumentos de defensa el hombre también afirmó que no realizó la publicación "con la intención de humillar" a la víctima y que solo pretendía "trasladar una opinión diferente". Una tesis que el tribunal "no puede compartir, ya que se publicó una imagen del todo vejatoria para la denunciante, con las expresiones de golfa y borracha respecto de la cual ningún atisbo de crítica se ve en ella, sino un ánimo de ir a perjudicar y mostrar la intimidad de un momento que ha merecido una condena penal".

Te puede interesar

Sobre el joven condenado también pesa una querella por injurias interpuesta por la víctima en el juzgado número 12 de Valladolid que, en julio del año pasado, celebró un acto de conciliación entre el acusado y la abogada de la joven. Durante el acto, que concluyó sin acuerdo, el investigado reconoció ser el autor del texto, pero rechazó la "valoración injuriosa" que se hace de él. Tampoco pidió perdón a la víctima. El próximo mes de septiembre está citado a declarar como investigado en el juzgado de Pamplona que ha asumido finalmente el caso.

Se trata del primer integrante de La Manada virtual que ha sido condenado. Además, un vecino de Barcelona está siendo investigado por un delito contra la integridad moral de la víctima. El fiscal le pide dos años y medio de cárcel.  Además, el creador de lo que se llamó El Tour de La Manada, ha sido condenado por la Audiencia de Navarra a un año y medio de prisión por ese mismo delito. Su autor, Anónimo García, defendió que se trataba de una forma de denunciar el sensacionalismo de los medios de comunicación.