06 jul 2020

Ir a contenido

EN LA LÍNEA

Una espectacular persecución termina con una narcolancha varada en mitad de la playa

Julia Camacho

Operación contra narcos en La Línea de la Concepción (Cádiz).

Los atónitos bañistas que este miércoles disfrutaban de la desescalada en una playa de La Línea de la Concepción (Cádiz), zona caliente del tráfico de drogas en el Estrecho de Gibraltar, no daban crédito. A plena luz del día, como si de una película de acción se tratase, una narcolancha trataba de escapar de las fuerzas de seguridad que la perseguían por aire y mar. Con una velocidad de vértigo, los tripulantes optaron por tratar de huir por tierra, dejando la embarcación varada en la arena mientras ellos saltaban y se refugiaban en la maleza. No lo lograron, y la persecución se saldó con cuatro detenidos.

Los videos que circulan por las redes dejan claro la sorpresa de los bañistas al verse sorprendidos por el ruido del helicóptero y los potentes motores de la embarcación semirrígida, que en unos segundos deja atrás a la lancha de Vigilancia Aduanera. El problema vino cuando se dan cuenta que la embarcación enfila hacia la playa sin ningún miramiento. “¡Que viene para acá!”, se oye a alguno estupefacto. Instantes después, la lancha entra de forma abrupta en la arena, donde por suerte no había demasiada gente al estar aún en la fase dos de la desescalada. En un día normal, la escena podría haber acabado en una desgracia.

Sin cargamento

La lancha, de nueve metros de eslora, no portaba en ese momento ningún alijo, por lo que se sospecha que podría estar dando soporte o preparándose para ayudar a un pase de droga, o incluso haberse desecho del cargamento en alta mar. La Guardia Civil investiga ahora la implicación de los cuatro detenidos con las bandas de la zona dedicadas al narcotráfico.

Fuentes policiales explican que la persecución comenzó en torno a las 18 horas, cuando la Guardia Civil detecta en alta mar una embarcación sospechosa. Los agentes avisaron a Vigilancia Aduanera y comenzó entonces una carrera desigual. La narcolancha coge rápidamente distancia y enfila hacia la playa de El Burgo, donde embarranca y queda varada con el motor en marcha mientras sus ocupantes se dan a la fuga. Sin embargo, el helicóptero también se dirige a la playa y, tras acercarse al suelo, los agentes comienzan entonces la persecución por tierra, logrando detener a los tres tripulantes y a un cuarto sospechoso que, desde tierra, seguía los movimientos de la embarcación.

Fuentes policiales explicaban recientemente a este periódico que, durante el confinamiento, los narcos no han disminuido su actividad, como se vio los primeros días con desembarcos en la playa a plena luz del día. Sin embargo, las restricciones de movilidad provocaban que fueran más evidentes esos movimientos, por lo que se buscaron vías alternativas.