28 sep 2020

Ir a contenido

EN GRANADA

La persecución de 'El Banano' tras arrollar a un guardia civil conduce a una macroplantación de marihuana

El sospechoso, tras darse a la fuga, se refugió en un domicilio con 2.500 plantas donde fue finalmente arrestado

Vecinos de Granada captan en vídeos el desembarco policial para capturar a un delincuente de 24 años y numerosos antecedentes

Julia Camacho / Guillem Sánchez

Los vecinos de Granada captaron en diversas grabaciones efectuadas con sus teléfonos cómo fue el operativo policial. / EL PERIÓDICO

Se trataba de buscar al hombre que, minutos antes, se había saltado la cuarentena y, además, había atropellado a un agente de la Guardia Civil de Granada en un control de tráfico dándose a la fuga posteriormente. Pero la operación policial no solo permitió detener al agresor en poco tiempo, sino que al registrar el bloque de viviendas donde éste trató de ocultarse encontraron también una enorme plantación de marihuana, con 2.574 plantas 6,5 kilos de droga ya preparada para su venta.  

La detención de R.F, un peligroso delincuente de 24 años con un amplio historial delictivo y apodado 'El Banano', ha desatado la tensión en su lugar de residencia, Pinos Puente, en el área metropolitana de Granada, ya que los dueños de la droga claman venganza por haber sido descubiertos y perder todo el negocio. Así lo demuestran los numerosos audios que corren como la pólvora por las redes sociales y los móviles de los vecinos de la zona, y en los que los agraviados llaman a tomar represalias contra la familia de ‘El Banano’. De momento, no obstante, fuentes de la Guardia Civil confirman que no se ha producido ningún incidente.

Se saltó dos controles

Todo comenzó sobre las 13 horas del pasado viernes 27 de marzo. Según explica la Guardia Civil, el individuo fue sorprendido por una patrulla en las afueras de Pinos Puente y éstos trataron de detenerlo al tener varias requisitorias pendientes. A bordo de su vehículo de alta gama, trató de huir en dirección a Granada capital, donde se encontró con un dispositivo de la Guardia Civil para vigilar los desplazamientos en pleno estado de alarma a causa del coronavirus. Lejos de pararse, el joven arrolló a los agentes y continuó su fuga hacia el barrio de Almanjáyar, donde intentó ocultarse de los agentes que le perseguían en el interior de una vivienda, dejando abandonado el vehículo donde se apreciaba el impacto del golpe. Uno de los agentes atropellados resultó herido y tuvo que ser derivado al Hospital de Traumatología, donde fue dado de alta horas después.

La Guardia Civil cercó el edificio donde se ocultaba el agresor, y comenzó el registro de todos los pisos del inmueble para dar con el fugado, una operación captada por numerosos vecinos con sus teléfonos móviles. El hombre había entrado por la fuerza en uno de los apartamentos y mantuvo retenida a la inquilina amenazándola para que no lo delatara, aunque finalmente los agentes lograron localizarle y liberar a la mujer. Sin embargo, la sorpresa de los guardias fue mayúscula al comprobar que varios de los apartamentos del edificio estaban vacíos y dedicados al cultivo interior de marihuana, al igual que el patio interior del inmueble. En total, los agentes se incautaron 2574 plantas de cannabis sativa en avanzado estado de crecimiento y de 6,5 kilos de marihuana ya dispuesta para la venta.

El autor del atropello, por su parte, ha ingresado ya en prisión tras prestar declaración judicial y acusado de los delitos de atentado a agente de la autoridad con resultado de lesiones, allanamiento de morada, detención ilegal, contra la seguridad de tráfico por conducción temeraria. Asimismo, fuentes policiales confirman que contaba con cuatro requisitorias judiciales, una de la cuales ordenaba su ingreso en prisión.