02 abr 2020

Ir a contenido

Siete arrestados

Macrogolpe en Barcelona a la venta de sustancias dopantes para gimnasios

Los Mossos han intervenido más de 1,5 millones de dosis con un valor en el mercado negro un millón de euros

Desarticulada una organización criminal dedicada al tráfico de sustancias dopantes. / MOSSOS D'ESQUADRA

Los Mossos han desmantelado una organización criminal dedicada a la falsificación y distribución de medicamentos ilegales en toda España con destinos al ámbito deportivo, distribuidos en gimnasios. Se trata de la operación de mayor envergadura que hasta el momento han llevado a cabo la policía catalana en este ábito. El resultado son siete personas arrestadas, cinco de ellas de nacionalidad española, una marroquí y otra de paquistaní, y la incautación de más de 1,5 millones de dosis por valor de más de un millón de euros.

La investigación se inició en julio del año 2019 a raíz de un envío que contenía 100 cajas de hormona de crecimiento que se había entregado a una dirección errónea por parte de una empresa de transportes.

Las investigación ha evidenciado que la red operaba como mayorista especializado en la importación clandestina de medicamentos que posteriormente servía a otros grupos, como lo demuestra el hecho de que gestionaban grandes volúmenes de medicamentos y que ofrecían descuentos a partir de cantidades, que oscila instalaban entre los 7.000 y los 20.000 euros, que no se corresponden con pedidos que pudieran hacer particulares.

Grandes medidas de seguridad

Otra característica del grupo tenía que ver con la adopción de grandes medidas de seguridad con el objetivo de eludir o dificultar la acción investigadora de la policía. Para los envíos de paquetería disponían de una red de colaboradores que recibían los paquetes en domicilios ubicados en diversas poblaciones de Catalunya que actuaban como centros receptores.

La organización estaba liderada por un hombre de 35 años y su lugarteniente, que disponían de una red de colaboradores que se encargaban de la recepción de los envíos en varios domicilios que provenían sobre todo de Bulgaria, Rumanía y Grecia.

El grupo disponía de un local de seguridad en Sant Adrià del Besòs que actuaba como almacén logístico y al que solo tenían acceso los dos jefes del grupo.

Registros en la provincia de Barcelona

La explotación principal de la investigación se realizó entre los días 28 y 29 de enero con cuatro entradas y registros en Sant Adrià del Besòs, Sabadell y Terrassa, donde se arrestaron a cinco personas. En el domicilio del líder del grupo y de su ayudante se intervinieron 13 teléfonos móviles y 19.000 euros en metálico, preparados para ser enviados con el objetivo de pagar las sustancias. En las otras entradas localizaron justificantes de envíos de medicamentos a ciudades de España, listados manuscritos de medicamentos dopantes por laboratorios, dispositivos electrónicos a nombre de identidades falsas, etiquetas de los fármacos y paquetes de medicinas ilegales. En una de las entradas también localizaron una plantación de 170 plantas de marihuana.

En el local de seguridad de Sant Adrià del Besòs los mossos localizaron cerca de un millón y medio de dosis de medicamentos dopantes, la mayoría de los cuales no autorizados en España.

La documentación encontrada en el registro en el local de seguridad también puso de relieve la existencia de un locutorio en Barcelona, ​​muy próximo al domicilio del líder del grupo. Este local también actuaba como centro receptor de paquetería. 

La investigación también acreditó la parte de falsificación de medicamentos, una actividad que se hacía en buena medida en Catalunya. En este sentido el 18 de febrero se arrestó a un hombre por un presunto delito de falsificación de medicamentos dopantes que era el administrador único de una empresa que falsificaba dos de estos medicamentos.