30 mar 2020

Ir a contenido

La camiseta con sangre de Rosa Peral tenía ADN de la víctima

Los peritos del crimen de la Urbana revelan el hallazgo de material genético de Pedro Rodríguez

Efe

Rosa Peral, en la reconstrucción de los hechos, el pasado lunes.

Rosa Peral, en la reconstrucción de los hechos, el pasado lunes. / EUROPA PRESS / PAU VENTEO

 Tres peritos de la policía científica de los Mossos d'Esquadra han revelado que la camiseta con sangre hallada en la casa de la guardia urbana de Barcelona Rosa Peral, principal sospechosa del asesinato de su novio Pedro Rodríguez junto a su amante Albert López, contenía ADN de la víctima.

Así lo han explicado este miércoles al jurado popular de la Audiencia de Barcelona en la segunda sesión de pruebas periciales, en la que han detallado que encontraron una mancha de sangre en el interior de una camiseta de tirantes confiscada en el domicilio de Vilanova i la Geltrú donde presuntamente se cometió el crimen.

Los análisis realizados han demostrado que la mancha contenía ADN tanto de la acusada como de Pedro, pero no han permitido concluir a quién pertenece la sangre, a pesar de que, tal como ha resaltado una perito, "sería bastante improbable que fuese solo de Rosa".

Los mismos especialistas han admitido que la mancha "sería compatible" con haberse limpiado las manos sucias, al igual que una de las toallas también manchadas de sangre que había en la vivienda.

Para demostrarlo, el fiscal ha traído "un trapo de casa" que ha ondeado y empleado para corroborar con los peritos si el asesino podría haber limpiado sangre de la víctima con esa toalla.

"Imagínense que soy la señora Rosa, hay sangre de Pedro y estoy limpiando con un trapo de mi casa esa sangre. ¿Sería compatible con lo que encontraron que en ese trapo apareciera ADN de los dos y sangre aunque no se pudiera individualizar que es mía?", ha interrogado ante los gestos de asentimiento de los expertos.

Toallas

Por otro lado, los mossos han confirmado la existencia de semen en otra de las toallas manchadas de sangre que también requisaron: se trata del mismo objeto que una urbana de la unidad de investigación amiga de Rosa vio los días después del crimen pero que no le generó sospechas.

Tal como declaró en el juicio, la acusada le había explicado que la toalla estaba sucia porque había mantenido relaciones sexuales con Pedro mientras tenía la regla, una tesis que los peritos han apuntalado este miércoles.

El examen de dicha toalla demostró que, además de sangre, había 14 "grandes manchas de semen esparcidas" que podrían ser resultado de "varias relaciones sexuales".

No obstante, la policía no pudo determinar si se trataba de sangre menstrual dado que, han aclarado, para lograrlo deberían haber practicado un tipo de prueba que no es habitual en España.