03 jun 2020

Ir a contenido

CONDENA DEL JUZGADO Nº 4 DE PAMPLONA

Dos años de cárcel al ultraderechista que difundió una foto de la víctima de La Manada mientras la violaban

El joven, de treinta años y que vive en Valladolid, publicó la imagen de la chica en su cuenta de Twitter y la llamó "golfa borracha"

El juez afirma que la joven "fue ridiculizada y avergonzada" y que algunos familiares suyos se enteraron así de que ella era la agredida

Vanesa Lozano Luis Rendueles

Los cinco hombres de La Manada, condenados por agresión sexual.

Los cinco hombres de La Manada, condenados por agresión sexual.

El juzgado de lo penal número 4 de Pamplona ha condenado a dos años y un día de prisión al hombre de Valladolid que publicó en internet una foto de la joven madrileña mientras estaba siendo violada por los integrantes de La Manada la noche de San Fermín de 2016, según la sentencia a la que ha accedido EL PERIÓDICO. El hombre, de unos treinta años y de ideología ultraderechista, la acusó además de mentir en su denuncia y la insultó a través de su cuenta de twitter. 

Ahora, el tribunal lo considera culpable de un delito de revelación de secretos en concurso con un delito contra la integridad moral y encuentra acreditado que, el 6 de diciembre de 2017, el ahora condenado colgó en su perfil de Twitter una imagen donde se observa a la joven siendo vejada por José Ángel Prenda, uno de los cinco condenados a 15 años de prisión por las agresiones sexuales. Junto al fotograma que estaba incluido en el sumario del caso y que la Audiencia de Navarra había prohibido difundir, el hombre escribió un comentario: "La chica supuestamente violada por #LaManada ha pedido que no se difunda esta imagen porque quizá pensemos que solo era una golfa borracha...".

Tuvo que dejar sus estudios

La publicación, según la sentencia, originó 64 comentarios, 13 likes y fue compartida 16 veces por otras personas y provocó una "revictimización" para la joven agredida, que pudo ser identificada por terceras personas como la víctima de la Manada, lo que la obligó a someterse a tratamiento psicológicoabandonar sus estudios universitarios e incluso a mudarse durante más de tres meses a vivir al extranjero", como denunció la abogada de la chica, Teresa Hermida.

El magistrado considera que "el acusado utilizó la fotografía con ánimo de difundir la imagen de la víctima y utilizó el hashtag #La Manada para favorecer la difusión del mensaje". Añade que "la denunciante se ha visto ridiculizada y avergonzada (...) Familiares y conocidos que no conocían su condición de víctima en ese procedimiento se enteraron de dicha circunstancia".

6.000 euros de indemnización

La sentencia ordena que el hombre también deberá indemnizar a la víctima con 6.000 euros por el daño moral que le ha causado y pagar una multa de 4.680 euros. La decisión judicial puede ser recurrida ante la Audiencia de Navarra.

Sobre el joven condenado también pesa una querella por injurias interpuesta por la víctima en el juzgado número 12 de Valladolid que, el pasado 5 de julio, celebró un acto de conciliación entre el acusado y la abogada de la joven. Durante el acto, que concluyó sin acuerdo, el investigado reconoció ser el autor del texto, pero rechazó la "valoración injuriosa" que se hace de él. Tampoco pidió perdón a la víctima.

El hombre, que formó parte de las listas del grupo ultra Democracia Nacional para las elecciones de 2015, continúa activo en redes sociales, donde se define como "republicano, ateo, socialista, iberista, antisionista y nacionalista". El martes retuiteó un mensaje del líder de Vox, Santiago Abascal y difundió un meme donde todos los líderes de grupos de derecha tenían el aspecto de Abascal.

Se trata del primer integrante de La Manada virtual que ha sido condenado. Además, un vecino de Barcelona está siendo investigado por un delito contra la integridad moral de la víctima. El fiscal le pide dos años y medio de cárcel.  Además, el creador de lo que se llamó El Tour de La Manada, ha sido condenado en primera instancia a un año y medio de prisión por ese mismo delito. Su autor, Anónimo García, defendió que se trataba de una forma de denunciar el sensacionalismo de los medios de comunicación.