Ir a contenido

SUCESO

Los Mossos denuncian a un comerciante por vender un caimán de un metro

Los propietarios no tenían en regla toda la documentación del cocodrilo

Se considera un animal no autóctono y está protegido por tratados y convenios internacionales

El Periódico

El caimán localizado por los Mossos.

El caimán localizado por los Mossos. / MOSSOS D'ESQUADRA

Los Mossos d'Esquadra han denunciado a un comerciante de Barcelona que tenía en su tienda, especializada en reptiles, un caimán de un metro y diez centímetros de largo para ser vendido.

Los Mossos han informado hoy de que localizaron el animal el pasado martes y de que sus propietarios no tenían en regla toda la documentación del cocodrilo, conocido como "caimán de gafas" (caimán crocodilus).

La policía catalana recuerda que los caimanes se consideran animales potencialmente peligrosos y que está prohibida su venta y posesión en cautividad.

El "caimán de gafas", además, se considera un animal no autóctono, y está protegido por tratados y convenios internacionales.

Los agentes de la unidad especializada en medio ambiente trasladaron el caimán al Centre de Recuperació de Amfibis i Rèptils de Catalunya (CRARC), pionero en España en la recuperación de fauna salvaje de esas especies.

Los Mossos recuerdan que para la venta de animales exóticos se debe entregar a los particulares un documento de información sobre las características de cada animal, sus necesidades, condiciones de mantenimiento, y tratamiento sanitario, entre otros aspectos.

La denuncia por este caso la han tramitado el Servicio de Contrabando e Instrastat del departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de Cataluña y la Oficina de Protección de los Animales del Ayuntamiento de Barcelona.