Ir a contenido

SUCESOS

Fiscalía holandesa pide a España investigar la muerte de un joven en Lloret

Asegura contar con presuntos "indicios de violencia" que desmentirían la conclusión oficial de que fue un accidente

Dewi de Koster, de 21 años, veraneaba el pasado julio en la Costa Brava, fue localizado a pocos metros de una discoteca

El Periódico

Primera línea de playa de Lloret del Mar.

Primera línea de playa de Lloret del Mar. / Danny Caminal

La Fiscalía holandesa envió este sábado una solicitud oficial a la Justicia española para que reabra el caso de la muerte de un joven holandés de 21 años en el municipio de Lloret de Mar (Girona), asegurando contar con presuntos "indicios de violencia" que desmentirían la conclusión oficial de que fue un accidente.

Un portavoz de la Fiscalía General de la provincia de Holanda del Norte confirmó que hay "razones suficientes para presentar esta solicitud a España", para que inicie una investigación sobre las circunstancias de la muerte de Dewi de Koster, que se encontraba de vacaciones en la Costa Brava el pasado mes de julio, según recogen varios medios de comunicación holandeses.

Las autoridades españolas dictaminaron, después de la autopsia, que la muerte de De Koster fue "un accidente", pero las conclusiones de un segundo informe solicitado por la familia al patólogo forense holandés Frank van de Goot, junto a testimonios de los testigos, indican que el joven fue presuntamente "golpeado" antes de morir.

Conclusión oficial

La conclusión oficial que llevó a cerrar el caso es que el joven, de la ciudad de Haarlem, habría sufrido una fuerte caída de noche desde un muro en Lloret de Mar y murió de las heridas sufridas después de pasar varios días en el hospital.

El joven fue localizado aún con vida a pocos metros de distancia de una discoteca a primera hora de la mañana del pasado 20 de julio y fue trasladado al hospital en helicóptero por la gravedad de las heridas, según explicó su hermana Amy de Koster.

En varias entrevistas con la prensa holandesa, el forense Van de Goot denunció que el cuerpo tiene "signos de violencia repetida y colisiones" como patadas y golpes, e insinuó que podría tratarse "de un homicidio" consecuencia de una pelea con los porteros de una discoteca, versión que habría obtenido de algunos testigos.

Esta solicitud tendrá que ser ahora estudiada por la Justicia española, en base a los indicios indicados por la Fiscalía holandesa, antes de decidir si reabrir un caso que está copando el interés de los medios de comunicación de Holanda.

Temas: Lloret de Mar