Ir a contenido

EN NOU BARRIS

Un apuñalamiento mortal cierra una semana trágica en Barcelona

Los Mossos han identificado al autor del último asesinato en Nou Barris, que ha acuchillado a un hombre en Nou Barris

Dos reyertas más del mismo tipo la noche pasada elevan a dos muertos y ocho heridos el balance de los últimos siete días

Guillem Sànchez / Elisenda Colell

Declaraciones de Carmen Morales, vecina del Fashion Bar, donde se produjo la pelea que acabó en asesinato. / FOTO Y VÍDEO: RICARD CUGAT

En siete días, desde la madrugada del sábado pasado hasta la de este viernes, Barcelona ha sido escenario de dos homicidios y de siete apuñalamientos. Dos víctimas mortales y ocho heridos por arma blanca en una semana negra que agrava las cifras preocupantes cosechadas a partir del 1 de julio: ocho personas han sido asesinadas en la ciudad en un mes y medio. Particularmente inquietante ha sido la última noche: mientras la capital catalana dormía ha habido tres apuñalamientos. Uno de ellos, mortal. 

La víctima del último asesinato es un hombre de 47 años de origen dominicano y nacionalizado español que no ha sobrevivido a una reyerta. Fue acuchillado cerca del número 37 de la calle de Vilapicina, en el distrito de Nou Barris. Los hechos ocurrieron poco antes de las tres de la mañana, a las 2.45 horas, cuando dos hombres comenzaron a pelearse, por causas que investigan los Mossos, y uno de ellos acabó asestando una puñalada fatal al ciudadano de origen dominicano. 

Un vecino del número 22 se alertó al oír los gritos de dos mujeres alrededor de las tres de la madrugada. Al salir al balcón, vio el forcejeo de dos hombres que "parecía que estaban abrazados". En ese momento uno de ellos "se desplomó al suelo" y al instante se formó "un charco de sangre" mientras el agresor huía corriendo por la calle de Santa Matilde. 

Varios clientes del Bar Fashion, situado justo al lado de la escena del crimen, presenciaron lo ocurrido y llamaron al 112. Algunos testigos que estaban en el local pudieron presenciar toda la escena, que sin resultado de muerte tampoco era excesivamente infrecuente allí. "Siempre hay gritos y peleas por la madrugada en esa zona", se quejaron algunos residentes. Muchos de ellos incluso oyeron los gritos, pero no le dieron importancia. "Estamos acostumbrados".

Muerto en la ambulancia

Minutos después del apuñalamiento, el Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) acudió a atender a la víctima, que murió en la ambulancia mientras era trasladada al hospital. Otro testigo explicó a los Mossos que se había cruzado con el supuesto agresor huido, y que este era un joven con la cabeza rapada al que vio tirar la funda del cuchillo. Los Mossos barajan la hipótesis de un posible ajuste de cuentas relacionado con el tráfico de drogas.

Este crimen eleva a 12 las víctimas de homicidios en Barcelona en este 2018, ocho en verano. El 6 de julio murió el marido de una peluquera en el paseo de Manuel Girona. Un encapuchado irrumpió a la hora del cierre en el establecimiento y disparó contra la víctima, que había ido a recoger a su mujer al final de su jornada laboral. Eso fue en Sarrià-Sant Gervasi. El 11 de julio, en un locutorio de la esquina de Entença con Consell de Cent, una discusión entre dos jóvenes se zanjó a navajazos, la víctima recibió una cuchillada en el abdomen y fue trasladada al Hospital Clínic, donde murió.

Las pistolas volvieron a ser el arma homicida el 12 de julio, en el extremo contrario de la ciudad, en Poblenou. Otro encapuchado disparó a otra persona y escapó a bordo de un patinete eléctrico. El 26 de julio, un hombre murió acuchillado en la plaza de Folch i Torres del barrio del Raval. La madrugada del 28 de julio, un joven chino de 25 años recibió una paliza mortal en un bar del Port Olímpic. El 8 de agosto, una pelea entre toxicómanos acabó con un botellazo mortal en la plazoleta de Comerç, junto al Arc de Triomf. Y el lunes 12 de agosto, la policía halló el cadáver de una mujer sueca de 47 años semidesnuda y con signos de violencia bajo el remolque de un camión en el paseo de Can Tunis. 

No se cuentan en este balance trágico barcelonés los recientes asesinatos de Nicole, una vecina peruana de 21 años de L'Hospitalet de Llobregat golpeada hasta matarla por su pareja el viernes 2 de agosto, ni la paliza mortal que un toxicómano georgiano recibió en el barrio de La Mina (Sant Adrià de Besòs) el lunes pasado.

Más heridos por arma blanca

En la madrugada del jueves al viernes también se registraron otros dos apuñalamientos -sin víctima mortales- en Barcelona. Uno ocurrió tras un robo violento en Sant Pere més Baix, cerca de la Via Laietana, en el distrito de Ciutat Vella. La víctima recibió una cuchillada que le ha causado lesiones graves, si bien no se teme por su vida. El segundo ha sido en el distrito de Horta-Guinardó, en el interior de un piso. La pelea entre dos personas, compañeros de piso, acabó con una de ellas herida en el riñón. 

Desde el pasado sábado en Barcelona ocho víctimas han sobrevivido a apuñalamientos en seis episodios de violencia ocurridos siempre por la noche. El primero, el sábado,  dejó dos víctimas de nacionalidad rumana en un asentamiento de chabolas instalado en la avenida de Paral·lel. Los otros dos sucedieron durante la noche del lunes al martes en Pla de Palau y en el Pou de la Figuera (barrio de la Ribera). A los dos de esta madrugada, que dejan tres heridos, hace falta sumar el de la noche del miércoles, que dejó gravemente herido a un hombre africano residente en una nave industrial abandonada del distrito de Sant Martí

Colau: "problemas específicos"

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en sus primeras declaraciones tras los sucesos, y en respuesta a las declaraciones de Albert Batlle en las que hablaba de "crisis de seguridad" en la ciudad, ha defendido que Barcelona es "una ciudad segura en términos generales, pero tiene problemas específicos" de seguridad, que ha centrado en los robos y en los hurtos, ante los que pide cambiar la respuesta judicial para combatir la reincidencia. 

Ante acusaciones de otros partidos de haber estado ausente ante la situación, ha replicado que cualquier persona trabajadora tiene derecho a hacer vacaciones con sus hijos, y ha garantizado que ha estado conectada en todo momento con el equipo de gobierno, que ha estado plenamente activo, según ella.

Temas: Delincuencia