Ir a contenido

SIETE DETENIDOS

Muere el menor apaleado por un paquete de tabaco en San Sebastián

Los agresores, cinco extranjeros ydos españoles, declararán el lunes ante el juez

Exterior de la discoteca de San Sebastián donde este viernes fue agredido brutalmente un joven de 17 años, que quedó en muerte cerebral, y que ha fallecido este domingo.

Exterior de la discoteca de San Sebastián donde este viernes fue agredido brutalmente un joven de 17 años, que quedó en muerte cerebral, y que ha fallecido este domingo. / EFE / JAVIER ETXEZARRETA

El joven de 17 años que resultó herido de extrema gravedad en una pelea que tuvo lugar en la madrugada del pasado viernes en San Sebastián ha fallecido este domingo en el Hospital Donostia donde se encontraba ingresado.

Según fuentes cercanas a la investigación, la pelea comenzó por un paquete de tabaco. La víctima se negó a dar cigarrillos a los agresores, que lo sorprendieron luego fumando.

La Ertzaintza imputa a los siete detenidos un delito de lesiones graves. / EFE VÍDEO

Los hechos sucedieron sobre las 5.00 horas del viernes, junto al Náutico de la capital guipuzcoana, en el exterior de una conocida discoteca donostiarra. El menor recibió numerosos golpes y patadas y resultó gravemente herido. Después de que los sanitarios le practicasen maniobras de reanimación cardiopulmonar, fue trasladado al Hospital Donostia en estado de extrema gravedad.

Además, otros dos jóvenes, un amigo de la víctima y su hermano, resultaron heridos leves al ser agredidos cuando trababan de auxiliar al menor.

Siete detenidos

La Ertzaintza detuvo a siete personas, todos varones de entre 18 y 25 años que, según han detallado las fuentes del caso, se trata de tres rumanos, dos magrebís y dos españoles, la mayoría de ellos residentes en la localidad guipuzcoana de Irún.

Los siete arrestados declararán este lunes ante el juez encargado del caso, después de que este domingo no se hayan podido llevar a cabo las diligencias que justificaron la prórroga de la detención dictaminada el sábado.

El juez había previsto interrogar este domingo a dos testigos y visionar el vídeo grabado por una cámara de seguridad de la zona en el que se aprecian los hechos, pero ninguna de estas diligencias se ha podido llevar a cabo, por lo que ha pospuesto hasta mañana la declaración de los arrestados.