Ir a contenido

COMIENZA EL JUICIO

"Es el día más importante de la vida de mi hijo"

El padre de la primera víctima conocida de los abusos en los Maristas denuncia que "las víctimas están solas"

El Periódico

Manuel Barbero, a las puertas de la Audiencia de Barcelona.

Manuel Barbero, a las puertas de la Audiencia de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

Manuel Barbero, padre de Toni, el primer denunciante de los abusos en los Maristas, ha llegado alrededor de las 8.30 al Palacio de la Justicia de Barcelona, y ha explicado sus primeras impresiones ante el inicio del juicio a Joaquim Benítez. "Es el día más importante de la vida de mi hijo", ha declarado a 'Els matins' de TV-3. "La hará bien, ha sido una persona muy valiente", ha asegurado.

Barbero es consciente de que el proceso que se inicia este lunes no será el último episodio del escándalo de abusos en los Maristas. "Queda mucho camino por recorrer. Las víctimas están solas, y no deberían estarlo", ha manifestado. 

Sobre la posibilidad de un pacto con las acusaciones y la responsabilidad de la orden religiosa se ha mostrado muy prudente: "Hace falta escuchar el relato de Benítez. Hablar antes sería una irresponsabilidad". En cualquier caso, afirma que no aceptarán una condena de menos de 16 años de cárcel.

Ha expresado que llegar a un pacto depende de muchas partes: Fiscalía, que pide 22 años para él, las acusaciones particulares y populares y la defensa, y de hecho, fuentes consultadas aseguran que el acusado no quiere avenirse a pactar.

"Es difícil cuando hay tantas partes llegar a un acuerdo, pero ojalá lleguemos a un acuerdo porque sería positivo para las víctimas porque no tendrían que volver a revivir todo lo que les pasó y no se les cuestionaría", sería sentencia firme.

Concentración

A las puertas del Palau de Justícia se han concentrado un grupo de padres y víctimas y han colgado dos pancartas con los mensajes 'No estáis solos' y 'No es abuso, es violación'.

Asimismo, han leído un manifiesto en el que afirman que "en el banquillo de acusados falta gente, no hay ningún responsable de Maristas y creemos que debería haber sido un juez quien determinara si eran culpables o inocentes, si sabían o no, lo que pasaba detrás de la puerta del colegio".

Piden que la Fundación Champagnat, de la que depende el centro y que está en la causa como responsable civil subsidiaria, "asuma su culpa y se responsabilice de todo el daño causado, mientras los menores estaban bajo su tutela en el horario escolar y donde las familias pensaban que sus hijos e hijas, estaban bien atendidos".

Asimismo, reclaman que la Conselleria d'Educació reabra el caso y le retire el concierto educativo a esta escuela y a todas aquellas donde se haya dado un caso de abuso o agresión sexual y se haya ocultado, y que se abra una comisión de investigación en el Parlament para depurar todas las responsabilidades.