Ir a contenido

CLAN DE LA MARRANELLA

Guardia Civil y Carabinieri desmantelan una rama de la Camorra italiana asentada en la Costa del Sol

La banda de narcotraficantes se había especializado en dar "violentos vuelcos" a otras organizaciones criminales

Julia Camacho

Uno de los miembros de la Camorra detenidos.

Uno de los miembros de la Camorra detenidos. / GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha asestado un golpe letal al Clan de la Marranella, una de las ramas “más importantes y violentas dedicado al tráfico de drogas a nivel internacional” de la Camorra italiana y que había convertido la Costa del Sol en su campo de actuación. En la operación, llevada a cabo en colaboración con los Carabinieri italianos, han sido detenidas 14 personas de diversas nacionalidades y otras siete están siendo investigadas en la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar acusadas de obtener y trasladar grandes cantidades de hachís a Roma camufladas en autocaravanas. Todos ellos están acusados de ser parte de la estructura mafiosa de la Camorra. Un juzgado de Estepona (Málaga) ha decretado prisión para trece de ellos.

Según informaron fuentes del Instituto Armado, con esta operación se da por desarticulado al clan en nuestro país. Una organización que empleaba “violencia extrema” para dar lograr la droga. Los traficantes encontraron un agujero de seguridad en el Campo de Gibraltar, donde contaban con la colaboración de grupo de ciudadanos británicos. No obstante, el grueso de la mercancía con la que traficaban era obtenida mediante lo que en el argot policial se denominada como ‘vuelcos’, es decir, el robo de droga a otras organizaciones criminales. Para ello, empleaban armas de fuego y no dudaban en recurrir siquiera al secuestro de algunos colegas de profesión. De hecho, sólo en 2018 los agentes atribuyen al Clan de la Marranella el secuestro de dos italianos y de un intento de secuestro de un español.

Responsables de dos secuestros

Así, el primero de los secuestros se produjo en marzo de 2018 cuando, “a plena luz del día” y en una céntrica calle de la localidad de Manilva (Málaga) repleta de viandantes, “introdujeron a la fuerza en el interior de un vehículo a dos supuestos narcotraficantes italianos a punta de pistola, a los que mantuvieron retenidos durante varias horas”, según explicaron fuentes de la Guardia Civil. También en Manilva, y después de realizar un ‘vuelco’ a un importante grupo de narcotraficantes asentados en la zona, supuestamente decidieron secuestrar al presunto líder de esa organización criminal para que le facilitara la ubicación de más ‘guarderías’ donde ocultaban y custodiaban otras partidas de droga. Según el relato de la Guardia Civil, acudieron hasta las inmediaciones de su domicilio, en el centro de la localidad, y “se abalanzaron sobre él, propinándole una brutal paliza e intentando introducirlo en un vehículo”. La familia y los acompañantes de la víctima impidieron el intento de secuestro, aunque se produjo un tiroteo entre los miembros de ambas organizaciones criminales.

Esta organización estaba liderada por tres miembros de una misma familia italiana, padre y dos hijos, ubicados en la Costa del Sol y pertenecientes a un clan mafioso localizado en Roma, la Banda della Marranella. La operación se ha repetido en varias ciudades italianas, donde el pasado mes de octubre el cuerpo de Carabinieri de Ostia (Roma) desarticuló este peligroso grupo criminal y detuvo a otras 42 personas. Considerado el grupo criminal más activo y estructurado de aquella zona, en la operación se incautaron bienes por valor de más de 2 millones de euros.

A lo largo de la investigación se han intervenido más de media toneladas de hachís en diversas aprehensiones realizadas en España, Italia y Francia, así como seis turismos y una autocaravana utilizados para el transporte de las sustancias estupefacientes. El vehículo era usado por una pareja para dar imagen de una pacífica estancia vacacional en el país transalpino y evitar sospechas en cualquier control policial. Además, se han practicado tres registros domiciliaros en distintas localidades de la Costa del Sol, donde se encontraban residiendo los miembros de la organización delictiva investigada, interviniendo dinero en efectivo y varias cantidades de hachís y marihuana ocultaban en sus domicilios. 

Asimismo, los agentes lograron descubrir en el interior de una finca ubicada en la zona de El Zabal, en La Línea de la Concepción (Cádiz), un zulo de grandes dimensiones enterrado bajo tierra. El habitáculo estaba perfectamente panelado, apuntalado y totalmente operativo para ocultar grandes cantidades de droga en su interior previamente a su envío a Italia.

En territorio español, la operación Maverick II se ha saldado con la detención de 14 personas y otras 7 investigadas. Entre ellos hay italianos, británicos, españoles, dominicanos y rumanos, y algunos de ellos estaba huido de la justicia de sus países de origen, como es el caso de Italia y Gran Bretaña. Dada su peligrosidad, en la operación han participado equipos de asalto especializados pertenecientes al Grupo de Acción Rural (G.A.R.) de la Guardia Civil, así como con unidades territoriales de la Comandancia de Málaga.