Ir a contenido

Sin noticias del niño de dos años que cayó a un pozo en Málaga

La estrechez del orificio dificulta las tareas de rescate, que se prolongan desde las 14 horas

La Guardia Civil confirma que el dispositivo de búsqueda se mantendrá hasta que aparezca el pequeño

Julia Camacho

Un guardia civil señala el orificio, de apenas 30 centímetros de ancho, del pozo de más de 100 metros de profundidad por el que ha caído un niño de dos años en Totalán.

Un guardia civil señala el orificio, de apenas 30 centímetros de ancho, del pozo de más de 100 metros de profundidad por el que ha caído un niño de dos años en Totalán. / EUROPA PRESS

El operativo de rescate, con espeleólogos y cámaras, sigue sin noticias del menor de 2 años de edad que cayó al interior de un pozo de gran profundidad en el municipio malagueño de Totalán cuando a primera hora de la tarde pasaba una jornada de campo con su familia. [Sigue la última hora del rescate del niño del pozo de Málaga en directo.]

Según han confirmado desde la Subdelegación del Gobierno y el servicio coordinado de emergencias 112, el pequeño se precipitó por el hueco de una antigua prospección de agua, de entre 25 y 30 centímetros de diámetro, que está dificultando las tareas de rescate dado que esas dimensiones impiden el acceso de ningún adulto. El pozo tendría además una profundidad de entre 100 y 150 metros, y tras varias horas de angustioso dispositivo de rescate, aún no hay noticias del pequeño. "Esto va para largo, queda una larga noche", aseguró un portavoz de la Guardia Civil, confirmando que la búsqueda continuará hasta que aparezca el pequeño.

El suceso se produjo en torno a las 14 horas en una zona conocida como el Dolmen del Cerro de la Corona. El pequeño se encontraba con sus familiares pasando un día den el campo cuando el suelo se lo tragó. Los padres dieron la voz de alarma, y hasta el lugar se acercaron varias dotaciones de la Guardia Civil, como el Equipo de Rescate e Intervención en Montaña (Ereim), de la unidad de espeleología y del Grupo de Especialidades Subacuáticas (GEAS), así como integrantes del Consorcio Provincial de Bomberos, del Cuerpo Nacional de Policía y la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES). Los efectivos han comprobado que se trataba de una perforación de búsqueda de agua que, al parecer, no se encontraba vallada ni protegida de ninguna manera, y que su profundidad sería superior a los 100 metros.

Por este motivo, los bomberos que trabajan en el operativo han intentado introducir la cámara de un dispositivo móvil junto a cuerdas y linternas, con la idea de localizar al pequeño y comprobar en qué punto se encuentra, además de tener detalles para ver cómo llegar a él. Se han reclamado además los servicios de una empresa particular de perforaciones y maquinaria pesada que están colaborando con los bomberos "aportando ideas y medios materiales", según confirmó anoche la Guardia Civil. Pero según fuentes del caso, la cámara habría tocado fondo al alcanzar la cota de 80 metros de profundidad, por lo que no se descarta que se hubiera producido un derrumbe ya que los efectivos tienen constancia de que la profundidad de la hoquedad es mayor.

El diputado provincial responsable del Consorcio de Bomberos, Francisco Delgado Bonilla, subrayó ayer la “complejidad técnica” que conllevan las tareas de rescate, dado que se trata de un orificio que tiene unos 40 centímetros de diámetro y “no está entubado”. Desde la Guardia Civil confirman que hasta última hora de la noche sólo se estaba trabajando en el pozo original, y no se había abierto ninguno paralelo en los alrededores.

Delgado Bonilla señaló además, en declaraciones a Europa Press, que se están movilizando “todos los recursos necesarios” por parte de todos los efectivos participantes para llevar a cabo las tareas de rescate, como por ejemplo bajar una cámara, “que hasta ahora ha logrado llegar hasta unos 70 metros”. Ha sido Delgado Bonilla quien ha confirmado además que la captación de agua “al parecer, no contaba con protección alrededor”.

El caso ha conmocionado a Málaga, donde al parecer reside la familia del menor. También a las autoridades políticas, que no han dudado en trasladar a la familia todo su apoyo en unos difíciles momentos. Es el caso de la presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que a través de las redes sociales ha señalado que “sigue con preocupación” lo sucedido en Totalán, y ha transmitido su “cariño y apoyo” a los padres, familiares y amigos del menor atrapado, así como a los equipos de rescate que están actuando en la zona.


Por su parte, el líder del PP, Juan Manuel Moreno, también ha señalado que espera “con gran preocupación” noticias del rescate del pequeño, y ha trasladado su ánimo a los bomberos y equipos de emergencia en su tarea de rescate, al tiempo que ha enviado un “fuerte abrazo a su familia”.