Ir a contenido

El jurado considera culpable al asesino de Pioz y concluye que su cerebro "anómalo" no influyó

Patrick Nogueira mató a sus tíos y sus primos, de cuatro años y catorce meses, sin que pudieran defenderse, según el veredicto

Los integrantes del tribunal no aprecian atenuantes ni eximentes y abocan al condenado a la prisión permanente revisable

Vanesa Lozano

Imágenes de las pruebas neurológicas practicadas al asesino Patrick Nogueira. 

Imágenes de las pruebas neurológicas practicadas al asesino Patrick Nogueira. 

Patrick Nogueira "sabía lo que hacía" cuando mató brutalmente a sus tíos, Marcos Campos y Janaína Santos y a sus primos, Carolina y David, de cuatro y un años, que "no tuvieron ninguna posibilidad de defenderse". Es el veredicto del jurado que ha enjuiciado al asesino de Pioz. Tras nueve días de juicio en la Audiencia de Guadalajara, los nueve integrantes del tribunal le han declarado culpable y han descartado que sufra un daño neuronal que le impide controlarse y le empuje a matar, como ha defendido su abogada durante todo el proceso. No contemplan en su resolución la aplicación de ninguna circunstancia atenuante de su responsabilidad penal, como pedía su defensa. Por tanto, no ven motivo para rebajar la pena que deberá imponer la jueza. Sí que aprecian, en cambio, alevosía y ensañamiento en la forma en que Patrick llevó a cabo los crímenes. 

El jurado considera acreditado que Nogueira, el menor de tres hermanos, sin profesión conocida, se desplazó en autobús el día de los crímenes hasta la localidad de Pioz, donde se habían trasladado su tío Marcos Campos, la esposa de este, Janaina, y sus dos hijos. Habían dejado de vivir con él tras diferentes episodios incómodos ocurridos en el hogar familiar. Aquella tarde, Patrick, de 19 años, cogió unas pizzas, unas bolsas de basura, cinta americana y un cuchillo y se presentó en la casa. Primero apuñaló a su tía Janaina. Luego mató a los dos niños, de cuatro años y catorce meses. Troceó el cadáver de la mujer y envió veinte fotografías y decenas de mensajes de whatsapp a su amigo Marvin, que estaba en Brasil, mientras esperaba la llegada del cabeza de familia, Marcos, a quien mató también.

Un escáner de su cerebro

La fiscalía y las acusaciones piden para Nogueira prisión permanente revisable por los cuatro asesinatos, frente a los 25 años de cárcel que solicita su abogada. Su defensa alegó, entre otras cuestiones, que el cerebro de Patrick "no se ajusta a los criterios de normalidad" y presentó como prueba los resultados de una prueba neurológica inusual: un TAC (imágenes construidas por un ordenador a partir de las obtenidas por rayos x sobre el cerebro del asesino) y un PET (inyección de sustancias radiactivas para luego analizar cómo funciona su mente) que acreditan un descenso de la actividad neuronal en el lóbulo temporal derecho de su cerebro.

Finalmente, el jurado ha decidido que su cerebro, "anómalo" según la defensa, no puede tenerse en cuenta a la hora de deteminar su responsabilidad en los crímenes. Han atendido así a las conclusiones de los peritos de las acusaciones y del instituto de medicina legal de Albacete, Cuenca y Guadalajara, que determinaron en sus informes que: "Nogueira eligió matar" y que "presenta un perfil de personalidad psicopático". Un perfil, según advirtieron los expertos al juez, que "no tiene bien pronóstico y presenta una alta reincidencia delictiva".

El tribunal comenzó a deliberar la mañana del viernes y esa misma tarde, entregó a la jueza su veredicto, pero la magistrada apreció en él falta de motivación y devolvió el acta a sus miembros, por lo que su lectura quedó pospuesta a este sábado. El veredicto del jurado deja a Nogueira a las puertas de la prisión permanente revisable, aunque será la jueza, que redactará la sentencia en los próximos días, quien tenga la última palabra.