Ir a contenido

Tragedia en Girona

Cuatro jóvenes muertos y dos heridos graves en un choque frontal en Vidreres

Todo apunta a que el vehículo, que ha quedado destrozado al chocar contra una furgoneta, iba a una velocidad excesiva

El Periódico

El accidente de Vidreres en el que perdieron la vida cuatro jóvenes que ocupaban un turismo.

El accidente de Vidreres en el que perdieron la vida cuatro jóvenes que ocupaban un turismo. / Trànsit

Tragedia en la carretera por exceso de velocidad. Cuatro jóvenes, tres chicos y una chica de entre 23 y 29 años, han perdido la vida en un accidente en la C-63 a la altura de Vidreres (La Selva, Girona) en un choque frontal entre un turismo y una furgoneta. Los hechos han tenido lugar sobre las 5.30 horas, justo a la salida de una curva.

Las cuatro víctimas mortales iban en el turismo, que ha quedado completamente destrozado por el impacto, mientras que uno de los heridos graves iba también en ese vehículo y el segundo grave y el leve circulaban en la furgoneta, con matrícula alemana.

Los heridos han sido trasladados al Hospital Josep Trueta de Girona. Los fallecidos eran amigos y vivían en poblaciones cercanas (Vidreres, Sils y Salt), según ha explicado el alcalde de Vidreres, Jordi Camps.

Los Mossos creen que el exceso de velocidad es la principal causa. En concreto, habría sido el turismo, ocupado por cinco jóvenes de 24 a 29 años, que iba hacia Lloret de Mar (La Selva), el que circulaba a una velocidad muy superior a los 60 kilómetros por hora permitidos y ha ocupado el carril contrario, chocando frontalmente contra la furgoneta, que iba hacia Vidreres. 

En declaraciones a los medios de comunicación, el jefe de la comisaría general de Movilidad de los Mossos d'Esquadra, Vicenç Gasulla, ha asegurado que las investigaciones apuntan a que la causa del accidente es un exceso de velocidad del turismo en el que viajaban los fallecidos. El mando policial ha detallado que el choque frontal fue de tal violencia que el conductor del turismo salió disparado del coche unos 20 metros.

En ese punto de la C-63, donde la velocidad máxima es de 60 kilómetros por hora, los Mossos sostienen que no se trata de un punto negro de la red viaria. No obstante, la carretera sigue un trazado muy "sinuoso", con un tramo en el que los agentes de tráfico prestan "especial vigilancia". El alcalde de Vidreres, Jordi Camps, ha reclamado a la Generalitat que instale un radar de tramo. 

Los Mossos, que continúan investigando para esclarecer todas las circunstancias del siniestro, han informado que el conductor de la furgoneta han dado negativo en el test de alcoholemia mientras que todavía no se cuenta con esa información relativa a los jóvenes que circulaban en el turismo.

Aumento de siniestralidad

Este es el accidente de tráfico más grave que ha tenido lugar en Catalunya en lo que va de año, en un momento en que las tasas de accidentes se han disparado.

Gasulla ha explicado que hasta junio las víctimas mortales en accidentes de tráfico se habían incrementado un 42 %, porcentaje que se había conseguido reducir, aunque este último siniestro ha vuelto a complicar las estadísticas y el aumento es del 27%.

En lo que va de año, el número total de víctimas mortales en las carreteras catalanas es de 101 personas, según ha explciado el jefe policial.

Tras el accidente, los Mossos han cortado la C-63 en los dos sentidos de la circulación y no se ha podido normalizar el tráfico hasta cuatro horas más tarde.