Ir a contenido

La Guardia Civil denuncia la llegada de "chatarra" para luchar contra el narco

Se trata de seis todoterrenos de año 1992 sin sistemas de seguridad para combatir las embestidas

El ministro de Interior acude al Campo de Gibraltar para encontrarse con las coordinadoras anti-droga

Julia Camacho

Vehículo de refuerzo para la Guardia Civil en Algeciras.

Vehículo de refuerzo para la Guardia Civil en Algeciras.
Motor de uno de los vehículos de refuerzo para la Guardia Civil en Algeciras.

/

Chatarra andante para luchar contra los potentes vehículos modernos de los narcotraficantes. La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) en el Campo de Gibraltar ha denunciado la llegada de seis vehículos de refuerzo de más de 20 años de antigüedad y con “carencias mecánicas y de seguridad”.  La organización insiste en la necesidad de más medios técnicos de calidad para hacer frente a un conflicto enquistado en la zona pero, sobre todo,  reclaman un aumento estable de la plantilla. “Queremos hacer frente a los narcotraficantes si no en igualdad de condiciones, al menos mejor de lo que estamos ahora”, lamenta José Encinas, responsable de la AUCG en Cádiz. A través de la Coordinadora Antidroga de la zona, la asociación tratará de hacer llegar de nuevo sus reivindicaciones al ministro de Interior Fernando Grande Marlaska, que visita hoy la comarca para abordar la lucha contra el narcotráfico con administraciones y plataformas civiles.


La sensación que tienen, no obstante, es que sus protestas caen en saco roto tras echar un vistazo al último dispositivo de refuerzo. Seis vehículos Nissan Patrol que entraron en servicio en el año 1992 y que “se usaron en la Expo de Sevilla”, reprocha Encinas. Todos acumulan entre 250.000 y 300.000 kilómetros, carecen de ABS o de sistemas de seguridad básicos para resistir los envites de los narcos como un airbag. “Además, el sistema de aire acondicionado es de dudoso funcionamiento”, dice resignado, “son ataúdes andantes”.

Los agentes llegaron a pensar que se trataba de una broma, porque “son ataúdes andantes”: manchas de óxido, interior destrozado por el uso, problemas mecánicos… “Igual la Dirección General de la Guardia Civil se piensa que mejor que los narcos destrocen los vehículos viejos y no los nuevos”, ironiza el delegado de AUGC para mostrar la indignación de los guardias de la zona estos días.

A la escasez de medios se suma la escasa plantilla, que se mantiene similar a la de hace una década. Encinas explica que el aireado refuerzo de Interior al Campo de Gibraltar tras los incidentes de los últimos meses con los narcos ha consistido en un Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil, unos 40 agentes temporales, y otra unidad con 30 efectivos de refuerzo en las Aduanas para la operación Paso del Estrecho. Mientras, la plantilla estable ve como las vacantes no se cubren e incluso algunos compañeros aprovechan para pedir el traslado en cuanto pueden a unidades menos conflictivas o directamente otras provincias. “No solo no aumenta, sino que además decrece”, reitera, por lo que reclama de nuevo la necesidad de declarar la comarca zona de especial singularidad para que se incentive a los agentes a acudir a este área.

Disparos al aire para evitar una agresión 

Agentes de la Policía Nacional tuvieron que realizar este lunes varios disparos al aire para evitar ser agredidos por un grupo de vecinos de La Línea de la Concepción a los que sorprendieron alijando hachís en una playa en torno a las seis y media de la mañana. Cuando los agentes llegaron al lugar, los narcos salieron huyendo en moto o a pie hasta las casas más cercanas, mientras que los agentes intervenían seis fardos de droga y el vehículo donde iban a transportarla.

Sin embargo, instantes después un grupo de personas se dirigió hacia ellos con actitud amenazante, por lo que uno de los agentes tuvo que efectuar varios disparos al aire para disuadirlos. Finalmente, pudieron requisar la droga y el coche sin sufrir daños personales, aunque se investiga ahora la identidad de los participantes en el alijo.

0 Comentarios
cargando