Ir a contenido

ENTREGADAS AL MUSEO ARQUEOLOGICO DE SEVILLA

La Policía recupera 800 piezas de expolios arqueológicos en el sur de España

En la operación policial han sido detenidos un coleccionista privado de Madrid y tres intermediarios

Julia Camacho

El ministro de Interior, Zoido, jen el acto de entrega al Museo Arqueológico de Sevilla de 791 piezas saqueadas / Raul Caro

El ministro de Interior, Zoido, jen el acto de entrega al Museo Arqueológico de Sevilla de 791 piezas saqueadas
Parte de las 791 piezas saqueadas en yacimientos entregadas al Museo Arqueológico de Sevilla

/

La Policía Nacional ha logrado recuperar 791 piezas de “gran valor patrimonial y científico” que habían sido expoliadas de diversos yacimientos arqueológicos del sur de España, aunque también de Castilla y León. La operación, que sigue abierta, se ha saldado con la detención de cuatro personas, entre ellas un coleccionista privado de Madrid que llevaba más de 20 años dedicado a esta actividad, y en cuya casa se localizaron piezas aún con tierra, señal de que habían sido desenterradas recientemente. Las piezas han sido entregadas al Museo Arqueológico de Sevilla para su análisis y posterior exhibición.

Según explicó este jueves en Sevilla el ministro de Interior Juan Ignacio Zoido, la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional inició la investigación hace un año tras encontrar ciertos indicios sospechosos sobre la actividad de dos vecinos de Alcolea del Rio (Sevilla) que se encargaban de recibir y mover posteriormente entre distribuidores o compradores finales una serie de piezas arqueológicas de gran valor, dado que procedían de la época romana, griega, fenicia, celtíbera o tartésica, e incluso de la Edad de los Metales.

Según pudieron comprobar, las piezas procedían de yacimientos de la provincia de Sevilla, aunque también de algunos extremeños y de otros puntos de España, como Burgos, y estaban destinadas al mercado ilícito del que se surten algunos coleccionistas. Se trata en su mayoría de piezas de terracota y cerámica aunque también hay metálicas, como monedas y joyas. Entre otras, los investigadores destacan por su valor histórico y científico cuatro piezas de marfil del periodo calcolítico, así como sendos ajuares de oro, uno romano y otro de la época celtíbera, que se encuentran en muy buen estado de conservación.

Cuatro encuentros en un año

Las pesquisas se centraron en la recepción y venta de estos objetos, descubriendo que los intermediarios contactaban asiduamente con un coleccionista residente en Madrid. En solo un año llegaron a concertar hasta cuatro citas para ofrecerle piezas por las que habría abonado unos 40.000 euros. Este coleccionista llevaba más de 20 años de actividad, durante la cual había acabado atesorando valiosas obras de diferentes culturas. Según la Policía, “era tal el ánimo de lucro de los intermediarios que entre ambos ocultaban su relación con el coleccionista para obtener la mayor cantidad de dinero posible”. Los agentes terminaron deteniendo a este comprador y a tres intermediarios, aunque la operación se mantiene abierta dado que no se ha logrado detener aún a los encargados de localizar los yacimientos y saquearlos.

Juan Ignacio Zoido ha felicitado a los agentes de la Brigada de Patrimonio Histórico por su “actuación muy importante para recuperar un patrimonio valiosísimo que pertenece a todos”, porque “los bienes históricos deben estar a disposición de los ciudadanos y no en manos de quienes los expolian y trafican con ellos”. Por su parte, el consejero andaluz de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, ha subrayado la importancia no solo de recuperar el patrimonio expoliado, sino de “avanzar también en la concienciación ciudadana para su protección”. Así, ha recordado que el ejecutivo regional modificará la Ley de Patrimonio de Andalucía para por ejemplo, prohibir el uso de los detectores de metales con carácter general, salvo excepciones relativas a su uso reglado en actividades arqueológicas, ya que son una de las mayores amenazas para la pervivencia del patrimonio arqueológico.