Ir a contenido

CRIMEN EN ALMERÍA

La Guardia Civil confirma que Ana Julia colocó la camiseta cerca de casa de su exnovio para culparlo

"Lo único que puedo decir respecto al móvil es que Ángel adoraba a su hijo y lo primero era el niño", afirman sobre posibles celos

Vanesa Lozano

Miembros de la Guardia Civil se abrazan tras la rueda de prensa en la Comandancia de Almería. / PEPE TORRES (EFE)

Miembros de la Guardia Civil se abrazan tras la rueda de prensa en la Comandancia de Almería.
El teniente coronel Jefe Accidental de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, José Hernández Mosquera  y el comandante de la Unidad Central Operativa, Jesús Reina.
El teniente coronel Jefe Accidental de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, José Hernández Mosquera  y el comandante de la Unidad Central Operativa, Jesús Reina.

/

"Manipuladora, egocéntrica y fría". Así describen los responsables de la Guardia Civil que han resuelto el crimen de Gabriel Cruz a Ana Julia Quezada. El juzgado de instrucción 5 de Almería la acusa de asesinato, detención ilegal y un delito contra la integridad moral, y ha ordenado su ingreso en la prisión de El Acebuche. El magistrado considera que actuó guiada por "una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar" la comisión de su "macabro plan criminal". Su perfil encaja con las conclusiones de los investigadores que apuntan a que Ana Julia Quezada "preparó" el asesinato y lo cometió movida por los celos que sentía hacia el hijo de su pareja. Todo indica que la mujer tenía planes de futuro con Ángel Cruz en los que el niño no encajaba. "Ángel adoraba a su hijo y lo primero era el niño. Pasaban juntos todo el tiempo que podían", ha asegurado el comandante de la UCO Juan Jesús Reina el jueves en la subdelegación del Gobierno de Almería.

Los indicios recabados por los investigadores contradicen la versión dada por Ana Julia, que aseguró ante la Guardia Civil y el juez que el 27 de febrero Gabriel la acompañó voluntariamente a la finca de Rodalquilar y que allí, ambos discutieron. Ella asegura que golpeó al niño "con la parte roma de un hacha" después de que él cogiera el arma y se aproximara a ella. Entonces, según la declaración de la mujer, se puso "nerviosa" y asfixió al crío, tapándole la nariz y la boca. Luego lo desnudó y tiró toda su ropa, salvo la camiseta interior, a un contenedor. El teniente coronel José Hernández, de la comandancia de Almería, no da crédito a su relato. El responsable de la investigación ha explicado que Ana Julia fue sospechosa desde el principio, "dado su pasado en Burgos" y por su "actitud extraña".

Esa línea de investigación "cogió fuerza" después de que el 3 de marzo la mujer simulara encontrar la camiseta interior de Gabriel en un camino de Las Negras que ya había sido inspeccionado. "Creemos que no solo la puso allí para despistar. Muy cerca de donde la colocó vive un exnovio suyo al que ya había intentado señalar", han confirmado los dos responsables de la investigación. El teniente coronel ha añadido que "la camiseta es una especie de guiño [de Ana Julia] a Ángel, le daba esperanzas al padre para que siguiera buscando al niño".

La Guardia Civil dispuso entonces un dispositivo de vigilancia y comprobó que la mujer frecuentaba la finca. "Aunque registramos la propiedad donde Ana Julia había ocultado el cadáver antes de que lo cambiara de sitio, no vimos indicios de que el niño estaba allí porque la búsqueda estaba enfocada a encontrarlo con vida, se actuó de un modo determinado que muchas veces limitaba el trabajo", ha apuntado el comandante de la UCO. Pero, según la autopsia, la mujer acabó con la vida del niño el mismo día que desapareció.

Los investigadores han confirmado además que Ana Julia actuó sola y que el cadáver del niño estuvo en un "agujero" de la finca de Rodalquilar, "tapado por tablones de madera y piedras decorativas" hasta el 11 de marzo, cuando, con el foco de la investigación sobre ella, “improvisó” e intentó mover el cuerpo en su coche. La Guardia Civil la detuvo en Vícar y encontró el cuerpo de Gabriel en el maletero de su vehículo. El menor estaba "semidesnudo, vestido solo con calzoncillos", según los investigadores.

El dispositivo para buscar a Gabriel ha sido, según el teniente coronel Hernández, "la mayor búsqueda coordinada de un desaparecido". 600 guardias civiles de distintas especialidades han "trillado" más de 625 kilómetros cuadrados. La Guardia Civil da por terminada la operación Nemo, bautizada así para homenajear a un niño, en palabras del comandante Reina "bueno, obediente y educado", que tuvo la mala suerte de toparse con "una bruja".

La asesina alentaba a la familia asegurando que el niño iba a aparecer

Ana Julia Quezada estuvo bajo la lupa de los investigadores desde el principio. La Guardia Civil trabajó primero con la hipótesis de que hubiera secuestrado a Gabriel "con cierta ambición económica", dados otros episodios de su pasado. La asesina mostró interés para que la familia del niño aumentara la recompensa económica a quien diera pistas sobre su paradero. Esa línea hizo que los investigadores buscaran a Gabriel con vida hasta el final. Pero hubo otro dato que contribuyó a fomentar esa esperanza. Los responsables de la operación informaron de que, tras el crimen, la mujer alentaba a familiares y amigos asegurándoles que el crío iba a aparecer pronto.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.