03 abr 2020

Ir a contenido

Drama en Níjar

Las pesquisas sobre la desaparición de Gabriel se centran en un acosador de la madre

El individuo se había quitado la pulsera de seguimiento el día de la desaparición del niño pero dispone de coartada

Aunque el arresto es por la manipulación de la pulsera los agentes indagan su posible relación con los hechos

Manuel Vilaseró

Voluntarios participantes en la búsqueda de Gabriel, en las Hortichuelas Bajas.

Voluntarios participantes en la búsqueda de Gabriel, en las Hortichuelas Bajas. / EFE / RICARDO GARCÍA

España entera está en vilo por la desaparición del pequeño Gabriel, el niño almeriense de ocho años que lleva más de tres días sin aparecer pese a los centenares de policías y voluntarios que no cejan en la búsqueda. La Guardia Civil detuvo el pasado miércoles a Diego F. A., un hombre de 40 años que acosaba a Patricia, la madre, desde hace casi dos años y había roto reiteradamente las órdenes de alejamiento. Los agentes lo mantienen bajo arresto apurando el plazo legal de las 72 horas en un intento de obtener pruebas, pistas o algún tipo de confesión que lo vincule a la desaparición. Sospechan que es él quien se lo llevó, pero no tienen ningún dato fehaciente que lo corrobore.

La pulsera de seguimiento que se le colocó para vigilar si se acercaba a su víctima no registró ningún movimiento cerca de la zona de la desaparición el día de los hechos, pero los investigadores han detectado que la había manipulado. Su teléfono móvil tampoco se movió de su casa. El hombre esgrime, además, una coartada cuya veracidad los agentes están comprobando a fondo.

La detención es por la pulsera

Formalmente la detención es por la manipulación de la pulsera. Por eso el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se ha curado en salud y ha advertido de que "no se puede determinar en este momento que esa detención tenga relación con la desaparición de Gabriel". El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha sido algo más explícito y ha mostrado su esperanza de "conocer pronto" si la vinculación existe.

Diego estaba obsesionado con Patricia y había vulnerado tantas veces la orden de alejamiento que dictó un juez en noviembre del 2016 que ella había repartido fotos entre el vecindario y los bares por si lo veían merodear.

Un dato que ha sorprendido es que Ángel, el padre de Gabriel y exmarido de Patricia, deconocía la existencia del acosador. Él mismo le ha quitado, sin embargo, importancia atribuyéndolo al interés de su expareja por no preocupar a la familia. Patricia y Ángel llevan separados desde poco después del nacimiento de Gabriel. Su relación es buena y actualmente ambos tienen otra pareja.

El detenido vive en una casa de su propiedad en la población almeriense de Antas, en el interior de la zona turística de Vera. La Guardia Civil ya practicó un registro de siete horas en esa vivienda sin resultados el día del arresto. La zona de búsqueda del menor se ha ampliado a los cortijos y construcciones abandonadas de esta población por si alguien lo hubiera encerrado en uno de ellos.

Movilización sin precedentes

Si Gabriel no aparece no será porque no se le haya buscado. La movilización de vecinos y fuerzas de seguridad no tiene precedentes. Solo este viernes han participado 400 personas, entre bomberos, policías municipales, guardias civiles, miembros de protección civil y voluntarios. Ni uno solo de los vecinos de Las Hortichuelas Bajas (el minúsculo núcleo donde desapareció cuando hacía un breve trayecto que había hecho cientos de veces) y Altas, de Las Negras o Rodalquilar, los pueblos cercanos, ha dejado de participar en las pesquisas. Incluso algunos turistas holandeses y alemanes se han sumado al operativo. También efectivos llegados de Murcia. Este sábado llega también un destacamento de bomberos procedente de Barcelona.

El trabajo se ha centrado en 26 sectores rastreados por otros tantos equipos e incluidos dentro de un radio de dos kilómetros cuadrados que este sábado incluso se ampliará. 

¿Por qué el rastreo si la principal hipótesis es que al niño se lo llevaron? La respuesta de los investigadores es siempre la misma: no se puede descartar nada, incluso que el agresor lo dejara abandonado cerca para evitar más riesgos. Sobre su ánimo pesa el caso de Diana Quer, cuyo cadáver fue hallado mucho tiempo después en un pozo de la zona de la desaparición.

Los mandos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que actuaron en ese caso ya se han instalado en Las Negras y participan en el interrogatorio a Diego que aún tiene lugar en la Comandacia de Almería. También han acordonado la 'zona cero' para analizar cada rincón y "cada grano de arena". 

Los padres de Gabriel, aconsejados por el padre de Mari Luz Cortés, que los visitó el jueves, habían pedido al ministro del Interior que pusiera a sus mejores hombres al frente del caso y así lo ha hecho. También siguiendo otro consejo de la misma persona, han nombrado una portavoz, Rocío Muñoz, una familiar que está en mejores condiciones anímicas que ellos para dar la cara las 24 horas del día ante los medios de comunicación.