Ir a contenido

De película

Unos 20 encapuchados asaltan un hospital de Cádiz y liberan a un narco

Irrumpieron en el servicio de urgencias atacando a patadas y puñetazos a los dos agentes que custodiaban al preso

Coordinadoras antidrogas y autoridades locales lamentan la "impunidad" de los delincuentes por la insuficiente dotación policial

Julia Camacho

20 encapuchados asaltan un hospital en la Línea para liberar un narco custodiado por dos policías. / ATLAS VÍDEO

Al estilo de una película de Hollywood, encapuchados y empujando a todo aquel que se les pusiera por delante. Así se presentaron ayer una veintena de personas en el Hospital de La Línea de la Concepción (Cádiz) para rescatar a un narco que había sido detenido poco antes tras una persecución policial y estaba herido. El narco escapó pero uno de sus secuaces pudo ser detenido y esposado a una tubería del hospital por los dos agentes que custodiaban al arrestado. La situación ha puesto de manifiesto la escasez de dotación policial en la zona, donde los narcos "campan a sus anchas y con total impunidad", según denuncian las coordinadoras antidrogas e incluso la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC). PSOE e IU ya han pedido explicaciones al ministro de Interior, mientras que el alcalde la puesta en marcha de un plan especial de seguridad ante la “alarma social existente”.

La Policía Nacional mantiene desde la tarde del martes un importante dispositivo policial en distintos puntos de la localidad para localizar a los encapuchados y al narco liberado. Una situación que fue aprovechada por otros narcos para descargar lanchas con hachís en algunas de las playas menos vigiladas, según recogía la prensa local. “El narcotráfico campa a sus anchas por este municipio, donde se agrede a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, se alija droga a plena luz del día o aparecen sofisticados radares tecnológicos para controlar” a las fuerzas de seguridad, denuncian desde la coordinadora de asociaciones antidroga Alternativas, cuyo coordinador Francisco Mena calificó lo ocurrido en la sala de espera del hospital como “vergonzoso y bochornoso”.

Mezclado con otros pacientes

El rescate se produjo en torno a las 16 horas. Poco antes, varios agentes de policía habían interceptado a un grupo de delincuentes en motocicleta, y tras una persecución uno de ellos chocó con una glorieta, momento que aprovecharon para detenerle. Al identificarle comprobaron que era S.C.D., conocido por la Policía y con varias reclamaciones judiciales pendiente por tráfico de drogas, por lo que antes de ponerlo a disposición judicial lo llevaron al centro sanitario para curarle las heridas. Los agentes sospechan que la acompañante que iba con él, y que se bajó para facilitarle la huida, fue quien alertó a sus secuaces.

El narco estaba en la sala de urgencias junto a otros pacientes, esperando a ser atendido por los médicos y muy alterado, vociferando e insultando a los agentes. De repente, cuando ya estaba en la sala de curas, los encapuchados llegaron al hospital a bordo de varios todoterreno en irrumpieron en su interior, empujando y golpeando a quien se cruzaba en su camino y provocando el pánico entre pacientes y personal sanitario. Tras forcejear con los agentes, a los que dejaron heridos leves, lograron rescatar al delincuente y darse a la fuga, aunque uno de ellos fue interceptado por los dos policías, que lo atajaron y esposaron a una tubería.

Inferioridad de condiciones

El asalto ha sido la gota que ha colmado el vaso de las autoridades locales y coordinadoras antidroga, que reprochan que aunque el pasado verano se aumentó la dotación policial precisamente a raíz de un incidente en el que falleció atropellado un agente, fue un dispositivo temporal que desapareció a los pocos meses, con lo que la situación de las fuerzas de seguridad en el Campo de Gibraltar sigue siendo de inferioridad de condiciones, tanto de material como de personal, respecto a los narcotraficantes y sus apoyos. Así, raro es el mes que desde la AUGC o el sindicato policial UFP en la zona no denuncian la “impunidad” de los delincuentes y la falta tanto de medios como de agentes, ya que los que hay se sienten “desamparados”. E incluso un protocolo hospitalario para que, en casos en que necesiten atención médica, los delincuentes esposados y escoltados no tengan que estar esperando mezclados con el resto de pacientes.

Y es que, como recuerdan las asociaciones antidroga y los sindicatos, la alta tasa de paro y pobreza en la zona hace que muchos encuentren en el tráfico de drogas una vía de ingresos que sustenta a muchas familias. El alcalde de La Línea, Juan Franco, exponía así que el problema de fondo que hay que solventar es “el hecho de que sigamos contando con un 35% de paro, así como de zonas de la ciudad en riesgo de exclusión, por lo que el caldo de cultivo está ahí”. “Nuestro enemigo a batir es una hidra con siete cabezas, por más que cortes una, van saliendo más”, por lo que reclama la implicación de todas las administraciones “para desarrollar un plan especial o una estrategia común para la ciudad, para que cada administración actúe de manera coordinada en su competencia y se vaya solucionando la situación”. En la misma línea se pronunció Francisco Mena, desde la coordinadora provincial antidroga Alternativas, quien reprochó que "se manden agentes a Catalunya para varios meses y no vengan aquí".

Desde Madrid, el ministro de Interior Juan Ignacio Zoido ha explicado que continúa operativo el dispositivo abierto para localizar a los encapuchados, subrayando que la seguridad en la zona es la “adecuada” como prueba la reciente detención en Algeciras (Cádiz) del histórico narcotraficante gallego José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.