Ir a contenido

El hombre estaba en prisión

Admite que no fue su marido quien la apuñaló y pide perdón a "todas las mujeres" por acusarle

La mujer fue agredida por otra persona por un asunto de drogas y dijo que había sido su pareja

Europa Press

La Audiencia Provincial de Alicante.

La Audiencia Provincial de Alicante. / Wikipedia

Una mujer ha admitido este martes en la Audiencia de Alicante, en el juicio en el que se juzga a su marido por supuestamente haberla apuñalado en diciembre del 2016 en Daya Nueva, que se inventó por celos la agresión, que realmente le hizo otra persona como consecuencia de una deuda contraída con traficantes de droga.

Durante el juicio, celebrado este martes en la sección primera de la Audiencia Provincial, el acusado de intento de homicidio, que permanece en prisión provisional desde la detención, ha negado que acudiera el día de los hechos a buscar a su pareja a casa de su cuñado, así como que la apuñalara dos veces en el costado izquierdo cuando intentaba huir.

La víctima, por su parte, que declaraba como testigo, ha asegurado durante el juicio que "se volvió loca" y "por celos" se inventó que su marido desde hacía 15 años le había apuñalado, ya que el acusado tenía una relación con otra mujer, motivo que, sumado a la insistencia de él para que dejara de consumir droga, hicieron que se "cansara de él" y decidiera incriminarle, según ha manifestado.

Así, la mujer ha reconocido que tiene un problema de adicción a la cocaína, y que el día de los hechos había huido de la vivienda en la que residía con el acusado en Almoradí y se había escondido en casa de su cuñado en Daya Nueva porque traficantes de droga le reclamaban una deuda.

Ya cambió la versión

En ese sentido, ha asegurado que ya acudió en marzo de 2017 al juzgado a cambiar la versión de los hechos para exculpar a su pareja. En dicha declaración aseguró, tal como ha ratificado durante el juicio, que el autor del agresión no era su marido sino otra persona de origen latinoamericano.

Asimismo, la mujer ha declarado que había dicho a sus familiares que el acusado la maltrataba porque si les contaba que la había apuñalado por droga la hubieran dejado "como una mierda". No obstante durante el juicio ha insistido en exculpar a su marido y ha asegurado que "prefiere ir a la cárcel y que esto se pase", tras lo cual ha pedido "perdón" al tribunal y "a todas las mujeres".