En León

Un hombre simula su secuestro y pide rescate a su familia en Argentina

La familia del individuo, que ha sido detenido, llegó a realizar varios pagos para su liberación

Una patrulla de la Policía Nacional.

Una patrulla de la Policía Nacional. / Policía Nacional

1
Se lee en minutos
El Periódico

La Policía ha detenido en León a un hombre de 48 años como supuesto autor de simular su secuestro y de un delito de extorsión, cometido al solicitar un rescate a su familia en Argentina.

El supuesto autor envió mensajes a su familia en Argentina en los que fingía su propio secuestro y en los que aportaba fotografías en las que aparecía golpeado y con lesiones en el rostro, según han informado hoy fuentes del Cuerpo Nacional de Policía.

Ante esta situación, la familia del detenido llegó a realizar varios pagos para su liberación.

Los agentes recibieron esta información a través de Interpol y activaron el protocolo de actuación ante secuestros, pero comprobaron que la persona que acudía a la recogida del dinero del rescate era la supuesta víctima.

Las investigaciones comenzaron cuando los agentes tuvieron conocimiento, a través de Interpol-España, de que personas en Argentina habían denunciado el posible secuestro de un pariente suyo en España, en concreto en la ciudad de León.

Los familiares afirmaron haber recibido mensajes a través de whatsapp con "audios" y fotografías de la víctima golpeada y con lesiones en el rostro.

Ante tales hechos, decidieron realizar varios pagos que se cobraron en sucursales de correos de la ciudad de León.

Le pillaron recogendo el dinero

Por este motivo, en colaboración con autoridades policiales y judiciales argentinas y de la propia familia, se realizó un nuevo pago, pero esta vez controlado por agentes de paisano.

Durante el dispositivo puesto en marcha, los investigadores comprobaron que la persona que acudía a recibir el pago era la supuesta víctima y que no tenía ningún tipo de lesión visible.

Noticias relacionadas

Además, en ese mismo momento el hombre realizó una nueva llamada a sus familiares en la que les decía que estaba sufriendo mucho.

La operación se saldó con el arresto, la intervención de un teléfono móvil, 1.285 euros en efectivo y dos resguardos de una empresa de envío de dinero.