23 feb 2020

Ir a contenido

Un policía local de Vilassar de Mar, multado por golpear dos jóvenes en la fiesta mayor

EFE / BARCELONA

Un policía local de Vilassar de Mar (Maresme) ha aceptado una multa de 1.260 euros por propinar puñetazos a dos jóvenes con los que se discutió tras multar a uno de ellos por consumir drogas en la calle durante la fiesta mayor del municipio.

En una sentencia de conformidad, la Audiencia de Barcelona condena al policía por dos delitos de lesiones, uno de ellos leve, y además le obliga a indemnizar a las víctimas con 3.400 euros en total.

El agente, según admitió él mismo en el juicio, se acercó junto a otro policía local a un grupo de jóvenes, cuando formaban parte de un operativo para garantizar la seguridad en la fiesta mayor de Vilassar, el 27 de agosto del 2015.

El acusado pidió la identificación a los jóvenes e impuso a uno de ellos una sanción por consumo de sustancias estupefacientes en la vía pública, entre las protestas de este por la elevada cuantía de la multa.

En el transcurso de la discusión, el procesado propinó al joven tres puñetazos en la cara y también golpeó en el rostro a un amigo de la víctima que intervino para defenderlo.
A consecuencia de los puñetazos, la víctima sufrió una contusión que le provocó un desvío nasal, lo que le ha provocado un perjuicio estético y alteración de la respiración por deformidad ósea.