Ir a contenido

EL PASADO OCTUBRE

Cuatro años de internamiento a un menor por atacar a un gay en Sitges

La víctima fue apedreada, cayó a las vías del tren y salvó la vida al ser rescatado

El Observatori Contra l'Homofòbia valora positivamente "la ejemplaridad" de la sentencia

Víctor Vargas Llamas

La víctima de la agresión homófoba del pasado año en Sitges. 

La víctima de la agresión homófoba del pasado año en Sitges.  / ELISENDA PONS

La justicia ha condenado a cuatro años de internamiento en un centro de menores y a tres años de libertad vigilada a uno de los dos autores de la agresión homófoba que sufrió un hombre en la estación ferroviaria de Sitges en octubre del año pasado, cuando estuvo a punto de perder la vida al caer inconsciente a las vías por las pedradas y golpes que encajó a manos de los atacantes. Un joven que acompañaba a los dos agresores y otros testigos que presenciaron la acción acabaran salvándole apenas un minuto antes de que pasara el tren.  

La sentencia también le condena a 3 años de libertad vigilada y a una indemnización de 10.537 €

El Juzgado de Menores número 2 de Barcelona considera culpable al joven de un delito de tentativa de homicidio, con el agravante de actuar movido por la orientación sexual de la víctima, y de otro de robo con violencia. La Fiscalía de menores y la defensa del acusado alcanzaron un acuerdo antes del juicio, por el que el acusado reconocía los hechos y aceptaba tres años de libertad vigilada después de cumplir con los cuatro años de internamiento. El pacto contempla también  la indemnización a la víctima con 10.537 euros.

EJEMPLARIDAD

La sentencia juzga probado que el menor y otros tres amigos se estuvieron riendo de la condición sexual de la víctima en un bar de Sitges. Tras el cierre del local, el agredido se dirigió a la playa a la espera de coger el tren, pero allí volvió a toparse con el grupo y decidió desplazarse a la estación al ver en peligro su integridad.

El grupo le siguió y dos de ellos, el menor y otro joven mayor de edad que está pendiente de juicio, comenzaron a insultarle, a amenazarle y, acto seguido, a pegarle y golpearle con piedras de grandes dimensiones, mientras le espetaban frases de menosprecio:  “Te vamos a asaltar y a tirar piedras, maricón”.

La víctima trató de eludir a los agresores, que le siguieron hasta la estación de tren y le golpearon

La víctima cayó a las vías, totalmente aturdido, mientras los dos agresores no hicieron nada, “guiados por el propósito de acabar con su vida” por su orientación sexual, según el fallo judicial. Si le auxilió otro joven del grupo que no intervino en la agresión y otros testigos presentes.

Eugeni Rodríguez, presidente del Observatori Contra l’Homofòbia (OCH), que ha hecho el acompañamiento de la víctima tras la agresión, ha valorado muy positivamente la sentencia, al ir en sintonía con la necesidad de trasladar "un mensaje de ejemplaridad” que cale entre la sociedad para combatir “las conductas de odio contra la orientación sexual”.