14 ago 2020

Ir a contenido

EL HOMBRE, HERIDO LEVE

Muere el bebé que esperaba la mujer apuñalada por su pareja en Nou Barris

La mujer se encuentra en estado crítico tras lograr zafarse del ataque de su pareja

Colau lamenta la nueva agresión machista y que el feto no haya podido superar el ataque

VÍCTOR VARGAS LLAMAS / BARCELONA

Fachada del inmueble dónde ha sido agredida la mujer.

Fachada del inmueble dónde ha sido agredida la mujer. / CARLOS MONTAÑES

Una mujer embarazada de 7 meses se encuentra en estado crítico tras ser apuñalada por su pareja, en un ataque que ha acabado con la vida del bebé, según ha informado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y confirmado fuentes hospitalarias. El agresor también se encuentra herido tras haberse autolesionado, pero el daño que presenta no reviste la misma gravedad que el de sus víctimas y los servicios sanitarios no temen por su vida. El suceso es un nuevo episodio de violencia machista que ha perturbado la tranquilidad en Nou Barris, que no acaba de creerse que el drama se haya trasladado a sus calles. 

La pareja es de nacionalidad polaca y llevaba más de un año viviendo en la calle de Francesc de Bolòs, según el testimonio de José Manuel, que trabaja en la farmacia frente a la portería en la que se han desarrollado los hechos. A él le han pedido ayuda unos transeúntes que han encontrado a la mujer tendida en el vestíbulo de la portería, tras huir de su piso y de una muerte segura, según fuentes de la investigación. 

AVISO

La mujer, de 31 años, presentaba heridas en el cuello y en el pecho, de las que brotaba abundante sangre. "Llamamos al 112 y allí nos pedían que tratáramos de presionar en las heridas para que no perdiera demasiada sangre, pero había tanto flujo sobre su cuerpo que era muy difícil saber dónde tenía las puñaladas", recuerda José Manuel. Las asistencias médicas y policiales no han tardado en acudir al lugar.

Los Mossos han recibido el aviso en torno a las 13.00 horas, alertados de una pelea conyugal en un domicilio. Han subido hasta la casa de la pareja, donde el individuo, de 33 años e idéntica nacionalidad que la mujer, se ha atrincherado a la espera de la llegada policial. Los agentes han conseguido reducirlo y lo han encontrado con heridas superficiales en el cuello tras autolesionarse.

La pareja no había llamado la atención del vecindario, más allá de que el hombre presentaba "una actitud un poco extraña", según la empleada de un comercio del entorno. El hombre no tiene antecedentes penales y no consta que se hubieran dictado órdenes de alejamiento contra él.

Montse Merino, vecina que vive frente a la pareja, se mostraba impactada por el "inmenso charco de sangre" que horas después del suceso aún se podía contemplar. "Mis padres habían escuchado gritos y discusiones algunas veces que procedían de ese bloque, parece ser que de ellos", ha añadido mientras vecinos de la pareja aún limpiaban las manchas del suceso en la entrada del edificio. 

CONSTERNACIÓN

A pesar de no tener mucho contacto con la pareja, los vecinos se han mostrado profundamente consternados por el inesperado suceso que, además, golpea a una criatura aún en estado de gestación. Tristeza, ira y desencanto que por momentos desembocaban en ataques furibundos a la actitud "de un tipo capaz de hacer algo así, a su propia mujer, y encima embarazada".

En el ambiente flotaba el reciente caso en el que un padre mató a su hija de un año al tirarse con ella por una ventana del Hospital de la Paz tras tener una acalorada discusión con su pareja.