Ir a contenido

crimen atroz

Interior descarta el narcotráfico y atribuye a un sobrino el cuádruple asesinato de Guadalajara

El presunto agresor huyó a Brasil, su país de origen, tres días después de hallarse los cadáveres

EL PERIÓDICO / MADRID

Imagen de la pareja asesinada, colgada en el perfil de Faceboock de la mujer. 

Imagen de la pareja asesinada, colgada en el perfil de Faceboock de la mujer.  / FACEBOOK

El cuádruple crimen de Pioz (Guadalajara), en el que una pareja brasileña y sus dos niños fueron hallados en su domicilio brutalmente asesinados a mediados de septiembre, fue obra de un sobrino del padre de la familia. El presunto asesino se encuentra en su país de orígen, Brasil, al que huyó a los tres días de hallarse los cadáveres y un día antes de que se expidiera una orden internacional de arresto contra él. 

Así lo ha asegurado este martes el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en declaraciones efectuadas en los pasillos del Congreso. Éste ha añadido que ha quedado descartada una de las primeras hipótesis que se barajaron, que el crimen fuera resultado de un ajuste de cuentas entre narcotraficantes.

ANTECEDENTES VIOLENTOS

El sobrino, François Patrick Gouveia, que cumplirá 20 años el próximo mes de noviembre, tiene antecedentes violentos en Brasil. En el 2013 apuñaló a un profesor en el interior de una aula. Llegó a España para intentar labrarse un futuro como futbolista y durante su estancia había estado conviviendo "varios meses" con sus tíos y primos.

Según declaró al programa de televisión brasileño 'Fantástico' el padre de la mujer fallecida, el sobrino estaba enamorado de su hija y "paseaba medio desnudo por la casa". Ante esta situación, el matrimonio habría decidido cambiar de domicilio.

El ministro ha explicado que, tras cometer el cuádruple asesinato, el supuesto autor permaneció toda la noche junto a los cadáveres, y que, tras publicarse la noticia, decidió adelantar al 19 de septiembre el viaje que tenía previsto realizar a Brasil el 16 de noviembre.

Ante su salida del país, la Guardia Civil expidió el pasado 22 de septiembre una orden internacional de detención, que amplió este lunes con más datos. "El crimen estaría ya esclarecido. Ahora estamos pendientes de la localización y detención por parte de la Policía brasileña", ha añadido Fernández Díaz.

HUÍDA PRECIPITADA

Tras matar a sus sus cuatro familiares, el presunto asesino cortó por la mitad los cuerpos del matrimonio y dejó intactos los cadáveres de los dos niños, de 4 años y un año. Tras el cuádruple crimen, metió los cuerpos en varias bolsas, que fueron halladas después de que un vecino alertara sobre el mal olor en las inmediaciones del chalet, situado en la calle Los Sauces de una urbanización de Pioz.

El supuesto autor del crimen tuvo mucho cuidado de limpiar la casa para no dejar rastro y de desprenderse de ropas y otros artículos de las víctimas. Algo falló en su plan, porque todo parece indicar que pretendía hacer desaparecer los cadáveres u ocultarlos fuera de la casa, pero no le dio tiempo.

Medios de comunicación brasileños aseguran que Patrick testificó de manera voluntaria ante la Superintendencia de la Policía Federal de Paraiba el pasado día 30 de septiembre. El sospechoso incluso se habría sometido a análisis de sangre para cotejar su ADN con las muestras recogidas por la Guardia Civil en el domicilio donde se produjeron los asesinatos.