Ir a contenido

LA SENTENCIA DEL SINIESTRO DE LA NOCHE DE HALLOWEEN

Las cinco muertes del Madrid Arena se saldan con cuatro años de cárcel para el promotor

La Audiencia Provincial absuelve a los médicos que atendieron a las fallecidas pese a reconocer su negligencia

Sólo cinco de los 15 acusados que se sentaron en el banquillo pisarán la cárcel

Manuel Vilaseró

Miguel Angel Flores sale de la Audiencia Provincial de Madrid  tras conocer su sentencia.

Miguel Angel Flores sale de la Audiencia Provincial de Madrid  tras conocer su sentencia. / DAVID CASTRO

La Audiencia Provincial de Madrid ha dado carpetazo al juicio sobre la muerte de cinco jóvenes en el Madrid Arena con una sentencia en la que ha impuesto penas de cárcel a tan solo cinco de los 15 acusados. La máxima, cuatro años, corresponde al promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, considerado “el principal responsable” del siniestro, mientras que los dos médicos del pabellón, Simón y su hijo Carlos Viñals, han sido absueltos pese a que los jueces reconocen su "negligencia".

Los acusados han desfilado a lo largo del mediodía de este martes por la sede de la Audiencia donde se les ha hecho entrega de la sentencia. Ninguno ha querido efectuar declaraciones, ni a la entrada ni a la salida, pero en la expresión de los rostros podía adivinarse cuál era el sentido de la noticia que acababan de recibir.

La sentencia considera a Flores autor de cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y 29 delitos de lesiones, también por imprudencia grave. La muertes se produjeron, según los jueces, como consecuencia del sobreaforo existente -al haber entrado 16.600 personas en un recinto apto para 10.620 -, del cierre de vomitorios y escaleras y de haberse derivado la entrada del público que participaba en un botellón a través de las puertas de emergencia directamente a la pista.

CONSEGUIR MAYOR BENEFICIO

Todas estas conductas fueron realizadas “de forma absolutamente consciente” por Flores, que con la sobreventa pretendía “conseguir un mayor beneficio económico”, sostienen los jueces, que lo inhabilitan también para el ejercicio profesional de cualquier actividad en relación con la organización y celebración de eventos durante el tiempo de condena.

Su abogado, José Luis Fuertes, anunció a la salida que recurrirá la sentencia y la que afecta al número dos de Flores en la promotora DivierttSantiago Rojo, condenado a tres años de cárcel, por haber colaborado con su superior en las actuaciones que derivaron en el siniestro.

A la misma pena y por el mismo delito ha sido condenado Francisco del Amo, máximo responsable de la empresa municipal Madridec, que gestionaba el pabellón. También han sido condenados a dos años y seis meses de cárcel otro responsable de Diviertt, Miguel Ángel Morcillo, y Carlos Manzanares, el jefe de la empresa de seguridad que controlaba el evento.

CREARON LOS RIESGOS

Los magistrados consideran que los condenados, incluido Flores, no solo no evitaron riesgos sino que los crearon y los permitieron, por lo que "el peligro jurídicamente desaprobado que suponía su conducta se concretó en el lamentable resultado del fallecimiento de cinco jóvenes y las lesiones en otros 14 que precisaron tratamiento médico y 15 que curaron sin necesidad de asistencia facultativa".

Quiénes más sonrientes salieron tras leer la sentencia fueron los médicos. El fiscal les pedía un año y seis meses de cárcel por negligencia profesional al no haber practicado maniobras de reanimación a tres de las fallecidas. Los jueces admiten que su actuación fue negligente pero argumentan que no está probado que si dichos doctores hubieran actuado correctamente podrían haber evitado que las jóvenes fallecieran “dado el tiempo que las víctimas estuvieron atrapadas en el vomitorio y el que transcurrió hasta que pudieron ser rescatadas”. El padre, Simón, fue durante 17 años concejal del Ayuntamiento de Madrid por el PP. 

Más esperada era la absolución del exjefe de la policía municipal de Madrid, Emilio Monteagudo. El fiscal ya lo había exonerado y solo lo acusaban las familias por haber colaborado en el siniestro al no impedir el botellón que tenía lugar en el exterior y cuyos integrantes acabaron entrando en el recinto por las puertas de emergencia.

NINGÚN ALTO CARGO MUNICIPAL

Los jueces consideran que  los fallos en el control del botellón "en absoluto guardan relación con el sobreaforo existente en el Madrid Arena esa noche". Un sobreaforo que "ni la Policía Municipal, ni especialmente el acusado Emilio Monteagudo pudo conocer y controlar". Él único alto cargo municipal acusado se libra, pues, de la cárcel. Tres de los concejales implicados en el caso presentaron su dimisión pero no llegaron a sentarse en banquillo.

La sentencia también absuelve a Rafael Pastor, director de seguridad de Madridec, José Ruiz Ayuso, técnico de operaciones de la misma empresa municipal, José Antonio Díaz Romero,  jefe de equipo de la empersa de seguridad Seguriber, Roberto Mateos García, encargado de las cámaras de seguridad y Emilio Belliard Cueto, socio minoritario de Kontrol 34.

A los coordinadores jefe de Seguriber Juan José Paris Nalda y Raúl Monterde Guillermo les impone penas de multa de 3.600 euros por cinco delitos de homicidio por imprudencia menos grave.

0 Comentarios
cargando