Ir a contenido

Crónica negra

Localizados los cuerpos de cuatro personas descuartizadas en una urbanización de Guadalajara

Los primeros indicios apuntan a un ajuste de cuentas contra las víctimas, una pareja brasileña con dos hijos de 4 y 1 años

Los vecinos aseguran que la familia había alquilado un chalet en Pioz, en julio y que no se les había visto desde finales de agosto

EL PERIÓDICO / GUADALAJARA

Dos miembros del laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil, en la puerta del chalet de Pioz.   / PEPE ZAMORA / EFE

Dos miembros del laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil, en la puerta del chalet de Pioz.  
Localizados los cuerpos de cuatro personas descuartizadas en una urbanización de Guadalajara

/

La Guardia Civil ha localizado los cuerpos descuartizados de cuatro personas, una pareja y dos niños de 4 y 1 años, en un chalet de la urbanización La Arboleda de Pioz, un pequeño municipio de Guadalajara situado a 60 kilómetros de Madrid y a unos 30 de la capital de la provincia. Al parecer, los fallecidos podrían ser brasileños, según declaró el alcalde de la población, Ricardo García.

Según han confirmado fuentes de la investigación a Efe, el hallazgo de los restos humanos se ha producido tras recibir un aviso de un vecino alertando del mal olor en las inmediaciones del chalet donde residían. Las mismas fuentes han señalado que podría tratarse de un ajuste de cuentas.

PEPE ZAMORA / EFE

Agentes de la Guardia Civil acordonan la zona que rodea al chalet de urbanización La Arboleda, en Pioz (Guadalajara).

La Guardia Civil ha acordonado la casa, una vivienda de dos plantas con piscina, ubicada en la calle de Los Sauces de dicha urbanización, según el alcalde, Ricardo García, quien se ha desplazado hasta el lugar de los hechos, si bien no ha obtenido aún información precisa al respecto, ya que la investigación del suceso continúa abierta. Al parecer, las víctimas no eran propietarios del inmueble, sino inquilinos del mismo. En declaraciones a la televisión de Castilla y La Mancha, citó como colombiana la nacionalidad de las víctimas, aunque inicialmente se les citó como brasileños. 

DESDE AGOSTO

Según los vecinos de la urbanización La Arboleda de Pioz, al matrimonio y a sus dos hijos no se les había visto desde finales del mes de agosto. Residentes de la zona indicaron que la familia fallecida era de costumbres muy reservadas y residía desde mediados de julio en un chalet alquilado en la urbanización.

Estas mismas fuentes comentaron a Efe que era raro ver a esa familia paseando por la calle, menos al padre, a quien sí habían visto en alguna ocasión de camino al supermercado del pueblo para realizar compras, ya que no tenía coche. La casa, rodeada por una verja de unos dos metros, también tenía rejas en puertas y ventanas, además de videoportero.

Los vecinos han relatado que la urbanización donde fueron hallados los cuerpos tiene vigilancia las 24 horas del día por uno de los dos accesos, mientras que la otra entrada no la tiene. No obstante, recalcan que se trata de una zona tranquila cercana al pueblo. Fue anoche cuando un vecino detectó un mal olor llamativo en la vivienda, ubicada en la calle Los Sauces, y avisó al personal de seguridad, que a su vez llamó a la Guardia Civil, que comenzó a trabajar en la zona de madrugada.

PEPE ZAMORA / EFE

Miembros del equipo de investigacion de la Guardia Civil entran en el chalet donde se encontraban los cuerpos.

Algunas fuentes hablan de que los agentes, tras acceder al interior del chalet a través de una ventana, encontraron varias bolsas de plástico en el salón, de donde procedía el mal olor y en cuyo interior encontraron restos humanos.

CRÍMENES Y MAFIAS

Los crímenes en que aparecen personas descuartizadas suelen ser muchos, dado que suponen un intento del homicida, generalmente trastornado, de desembarazarse de los cuerpos de sus víctimas para dificultar la lógica investigación posterior. Uno de los casos más recientes, hace tres años, fue el de Juan Carlos Aguilar, un maestro de artes marciales de Bilbao que iba en camino de ser un asesino en serie. Pero podemos remontarnos, por ejemplo, a 1984, a la muerte de María Teresa Mestre, esposa de un industrial aceitero, a manos de un joven vecino.

Los casos de ajustes de cuentas son otra cosa, mucho más fría y cruel, y tristemente habituales entre delincuentes, en especial los que se dedican al negocio de la droga. La inclusión de menores, no es tan habitual, pero era moneda corriente en las venganzas de la mafia siciliana y de sus tentáculos italo-americanos, así como las de la camorra napolitana, que tan bien ha descrito la película y luego serie ‘Gomorra’, basadas en el libro de Roberto Saviano.

Pero, en los últimos años, al mismo tiempo que ha crecido la violencia descarnada de los sicarios a sueldo de los cárteles colombianos y de los narcos mexicanos, en Europa ha aumentado la presencia de grupos criminales procedentes del este, de la antigua Yugoslavia y de países de la ‘desunión’ soviética, mafiosos georgianos y rusos, sobre todo, muchos de ellos afincados en España. Seguramente la Guardia Civil está indagando en algunos de estos grupos.