Ir a contenido

DOS SEMANAS DE OCUPACIÓN

El encierro estudiantil en la UdL se encamina al desalojo

Los dos mediadores en el conflicto han renunciado

LAURA BIELA / LLEIDA

Inma Manso, con un jersey blanco con rayas rojas, entra en la Universita de Lleida para impartir una clase.

Inma Manso, con un jersey blanco con rayas rojas, entra en la Universita de Lleida para impartir una clase. / ARCHIVO / RAMON GABRIEL

El equipo directivo de la Universitat de Lleida ha convocado un consejo de gobierno extraordinario después de que los dos mediadores elegidos para intervenir en el conflicto entre la UdL y los estudiantes que ocupan el despacho del rector hayan dicho basta. Tras rechazar los encerrados el documento de acuerdo, los negociadores consideran que la mediación no puede ir a más. En esta reunión urgente, convocada para el próximo lunes, podría plantearse la opción del desalojo por parte de la policía. El encierro se inició el 17 de mayo tras la detención de una joven en una protesta contra la seguridad pública y privada que acompaña a la delegada del Gobierno, Inmma Manso, en sus clases en la UdL.

Los intermediarios Estanislau Fons y Manel López, ambos profesores de la facultad, han presentado este miércoles su renuncia porque no ven ninguna posibilidad de aportar nada nuevo que les permita avanzar en este asunto. Tras una semana de reuniones con ambas partes ayer presentaron un texto definitivo con todos los puntos acordados, con el objetivo de poner fin de una vez por todas a las ocupación de las últimas semanas. Un documento que fue aceptado por la dirección del centro y por la Asamblea de Estudiantes de la Facultad de Letras, pero no por las personas que ocupan el edificio desde el pasado 17 de mayo.

Esta misma noche han convocado una nueva asamblea para seguir debatiendo este asunto y ver, una vez acabada la mediación, qué pasos seguirán

Los manifestantes no aceptan como propio el punto tres del escrito, en el que se detalla que la "asamblea de estudiantes se compromete a respetar el libre ejercicio de la actividad docente y académica del conjunto de profesores y estudiantes". Una condición que fijó el consejo de dirección desde el primer momento para llegar a un entendimiento. Según fuentes de la Assemblea Okupació Rectorat UdL, en la reunión de anoche se decidió no dar por bueno el escrito porque no pueden aceptar la responsabilidad de que en un futuro los estudiantes no paralicen una clase con una protesta. Los encerrados, sin embargo, no hablan de un 'no' definitivo, sino que piden unos días para valorar la propuesta y dar una respuesta. Por este motivo, esta misma noche han convocado una nueva asamblea para seguir debatiendo este asunto y ver, una vez acabada la mediación, qué pasos seguirán a partir de ahora.

En el escrito presentado por los mediadores también se tratan asuntos como que la UdL actuará para que las autoridades no ejerzan acciones legales contra los participantes en la protesta, especialmente contra la estudiante detenida; el compromiso del centro de no recurrir a las fuerzas de seguridad ante acciones y movilizaciones de protestas que tengan lugar en el recinto universitario; la elaboración de un protocolo de resolución de conflictos; y el compromiso por parte de los estudiantes de desalojar la ocupación de manera inmediata tras aprobar el acuerdo. "Una propuesta que nos ha parecido muy interesante y que plantearon los estudiantes es la posibilidad de abrir fórums de debate en la propia universidad", añade Fons.

 

Temas: UdL Universidad

0 Comentarios
cargando