Mujeres y salud:
"Con el dolor de la regla, no puedo ni estar de pie"

Por primera vez en la UE, las españolas podrán solicitar bajas laborales por menstruaciones dolorosas. Con este y otros pasos se pretende ayudar a las afectadas a sobrellevar mejor unos problemas incapacitantes de los que cuatro mujeres hablan en este reportaje.

Texto: Patricia Martín
Imágenes: Oriol Clavera, Marc Vila, Fernando Bustamante y David Aparicio

Tras una ardua negociación entre PSOE y Podemos, el Gobierno ha aprobado el anteproyecto de reforma de la ley del aborto, que además de blindar el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo en la sanidad pública, amplía la protección de los derechos reproductivos y en materia de salud de las mujeres. Para favorecer su bienestar, el texto leal crea, por primera vez en un país occidental, las bajas laborales por reglas dolorosas, que serán prescritas por los médicos, como el resto de incapacidades temporales. Asimismo, el texto legal, que aún tiene por delante una larga tramitación, incluye un permiso similar por aborto tanto voluntario como involuntario.

Reglas dolorosas

No hay datos fehacientes de cuántas mujeres sufren reglas dolorosas pero los ginecólogos calculan que entre un 25% y un 50% por causas como quistes, miomas, pólipos, endometriosis pero a veces no se encuentra el motivo. Algunos estudios apuntan que incluso el 70% de las mujeres, alguna vez en su vida, ha sufrido reglas acompañadas de mucho dolor.
En cuanto al ámbito laboral, el colectivo Cyclo hizo una encuesta en 2015 que señala que el 78% de las mujeres admite que tienen dolores menstruales que afectan a su trabajo pero no se piden una baja. Los motivos aducidos son "porque no pueden faltar, por miedo a la repercusión, porque les daba vergüenza decir por qué no iban o porque necesitan ir a trabajar".

Abortos

En el año 2020 se produjeron 88.269 interrupciones del embarazo, el 90% a petición de la mujer y el resto porque ella o el bebé corrían un grave riesgo. A estas cifras hay que sumar los abortos espontáneos, que sufren en torno al 21% de las embarazadas, antes de la 20 semana de gestación.

En el caso de los abortos involuntarios, sobre todo si la mujer está en el segundo o tercer trimestre de embarazo, ya se contempla que las afectadas puedan tener bajas laborales ante las afectaciones físicas o psíquicas que se suelen producir. Pero estos permisos no están generalizados en los abortos voluntarios, como el Gobierno ha incorporado en la reforma.

Elisabet Aranda
Sufre endometriosis

Elisabet Aranda tiene 39 años, es enfermera en Olot y desde los 10 años ha sufrido reglas muy abundantes y un dolor tan fuerte que ha llegado al desmayo o no poder levantarse de la cama. Ante ello, antes de su embarazo unas veces acudía al médico para que le diera una baja laboral, otras veces pedía días de vacaciones pero, en muchas ocasiones, le han "miraban raro" por este motivo.

"Si voy a trabajar tengo que volver a casa o ir directamente a urgencias para que puedan calmarme el dolor"

Anna Segura
Sufre endometriosis

Anna Segura, maestra de Educación infantil de Igualada, también sufre endometriosis y sabe lo que es "que el dolor invada todo tu cuerpo". Ahora tiene inhibición hormonal, pero antes del tratamiento también tenía que pedir bajas o pactar con sus jefes flexibilidad horaria e incorporarse una vez el dolor hubiese remitido, lo que le hacía sentirse "mal" y "culpable".

"A nivel mental acabas destrozada y haces todo lo posible para que la medicación contra el dolor te ayude"

Marta Navarro
Dolor en la regla y la ovulación

Marta Navarro es ingeniera, vive en Valencia, y sufre fuertes dolores tanto durante la regla como durante la ovulación, sin que los profesionales sanitarios hayan encontrado el motivo. "He consultado a dos ginecólogos y los dos me han dicho que es normal que me duela, he tirado la toalla de que encuentren el motivo", explica. Si le coincide con reuniones laborales, intenta que no se note el dolor porque cree que sigue siendo un tema "tabú".

"Estoy a favor de la baja menstrual pero puede ser contraproducente para las mujeres"

Lidia Ginés
Tiene los ovarios poliquísticos

Lidia Ginés es educadora social, vive en Sant Antoni de Calonge (Girona), y le han diagnosticado ovarios micropoliquísticos, que no son operables. Tras dos embarazos, la dolencia se ha "regulado bastante", pero antes tenía fuertes dolores durante la regla y la ovulación. Lidia tenía que ir a urgencias o al centro de salud a por la baja pero se ha encontrado con médicos que la "culpabilizaban de la situación" o creían que estaba "exagerando".

"No podía acudir a trabajar porque los dolores no me permitían mantenerme erguida"

Otras enfermedades

La menstruación y los abortos no son las únicas situaciones en los que la salud de las mujeres puede interferir con su trabajo. El Gobierno ha acordado que las embarazadas, a partir de la semana 39 de gestación, tengan derecho a un permiso universal, que no dependa del criterio médico, como ocurre hasta ahora si en durante el embarazo se presentan molestias que les impiden trabajar o es bueno para la salud de la madre o para el bebé. Igualdad pretendía que fuera a partir de la semana 36 pero el permiso se ha rebajado en la negociación con el ala socialista del Gobierno .

Y hay otras enfermedades que afectan mayoritariamente a las mujeres, que pueden afectar a su desempeño laboral y que no son motivo de baja laboral, salvo en las situaciones más graves. En el resto, las afectadas suelen aguantar a base de fármacos. Por ejemplo, la depresión, que en algunos casos está asociada a las hormonas femeninas, como cuando aparece con el síndrome premenstrual o con la menopausia. Se calcula que la depresión afecta el doble a las mujeres que a los hombres.

Lo mismo sucede con las migrañas, donde el porcentaje asciende a ocho de cada diez. Y también en algunos casos los dolores fuertes de cabeza están relacionados con los cambios hormonales en las mujeres.

Un reportaje de EL PERIÓDICO

Texto:
Patricia Martín
Imágenes:
Oriol Clavera, Marc Vila, Fernando Bustamante y David Aparicio
Coordinación:
Rafa Julve