5.400 euros de multa y 18 meses sin conducir

¿Por qué "sale tan barato" atropellar a ciclistas en España?

El camionero que mató a la ciclista Estela Domínguez y se dio a la fuga no pisará la cárcel

La ciclista Estela Domínguez falleció atropellada por un camión

La ciclista Estela Domínguez falleció atropellada por un camión / / RFEF

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La ciclista Estela Domínguez murió atropellada por un camión el 9 de febrero de 2023. Tenía 18 años, corría en un equipo profesional —el Sopela— y había salido a entrenar por la carretera N-620. En el momento del atropello estaba a la altura del polígono industrial de Villares de la Reina, a las afueras de Salamanca. En la bicicleta llevaba una luz trasera roja que, según estableció la reconstrucción del accidente elaborada por la Guardia Civil, era visible a más de 300 metros.

El conductor del camión lo había sacado tras repararlo en un taller cercano y lo iba probando. Atropelló a la ciclista y siguió adelante, sin pararse a socorrerla o ver qué había pasado porque, declaró, no fue consciente de haber chocado contra una bicicleta. A los quince minutos volvió en una furgoneta. El viernes pasado fue el juicio y este martes se publicó la condena: dieciocho meses sin conducir y una multa de diez euros al día durante el mismo tiempo, lo cual suma un total de 5.400 euros.

El padre de la fallecida, el también ciclista profesional Juan Carlos Domínguez, salió del juicio "indignado". La sesión, publicó la agencia Efe, terminó con enfrentamientos y a gritos de "¡qué barato sale matar!".

"Lo han condenado a la pena máxima, pero lo han juzgado por homicido por imprudencia menos grave. Lo máximo de nada es nada", resume Goyo Negro de Paz, un amigo de la familia que estuvo en el juicio y se ha involucrado a fondo en el proceso, llegando a fletar autobuses para que la gente pudiera mostrar apoyo en el juicio. "Si lo hubieran juzgado por imprudencia grave, la horquilla estaría entre seis meses y cuatro años de prisión. También lo podrían haber juzgado por abandono en el lugar del accidente, que tiene otra pena máxima de cuatro años. Los jueces son muy reacios a meter la máxima condena, pero sí podían haber metido un total de cuatro años sin aplicar el máximo. Es muy importante que la pena pase de dos años y un día, porque si no, no entra en prisión".

Negro de Paz sabe bien de lo que habla. Hace ocho años otro conductor mató a su hermano, el ciclista Jesús Negro de Paz. Aunque es maestro de profesión, desde entonces dedica toda su energía a intentar cambiar la ley. "He ido tantas veces: al Congreso, al Senado, a recoger firmas...", cuenta. "Ahora estamos con la Ley de Movilidad Sostenible. Queremos que sea de movilidad sostenible y segura. Los ciclistas y peatones no podemos permitir que cuando haya un homicidio de estas características los homicidas salgan impunes".

Tras varios años de lucha y recursos, Negro de Paz pudo ver cómo el conductor que atropelló a su hermano entró en la cárcel. "El primer juicio acabó con una retirada de carné de dieciocho meses y una multa de 1.080 euros. Apelamos a la audiencia provincial y nos dio la razón". Fue condenado a dos años y cuatro meses.

Protesta en Londres bajo el lema "Dejad de matar ciclistas"

Protesta en Londres bajo el lema "Dejad de matar ciclistas" / / EPE

El abogado Alfonso Triviño, especializado en la defensa legal de ciclistas accidentados, asesor jurídico de la Asociación de Ciclistas Profesionales y buen conocedor del juicio de Estela Domínguez, cree que, en general, fiscales y jueces "empatizan con el causante del accidente. Hay buenismo, in dubio pro reo... Piensan que la gente no va a ser tan mala como para atropellar a un ciclista", dice. Pero en este caso, sostiene, ha habido una actuación "extrañísima" por parte de la fiscalía, que solicitó la pena máxima por el delito de imprudencia menos grave.

"El conductor es mecánico y estaba probando el camión. No es normal cómo se desarrolló el accidente: los testigos [tres conductores de coche que iban por detrás] dijeron que no había ningún problema de visibilidad. Tuve una reunión con el fiscal de sala de Seguridad Vial y con el padre de Estela Domínguez. Mi objetivo era ver qué está pasando con los atestados. Este estaba bien hecho, pero no hay una investigación a fondo de todos los elementos", cuenta Triviño. "Ni se intervino el móvil, ni las máquinas que llevaba el camionero para probar el camión para saber si iba manejándolas y se descuidó. Todos los indicios hacen creer que la vio cuando estaba encima, la atropelló y se dio a la fuga".

1.912 ciclistas muertos

Desde 1992 han muerto en carreteras interurbanas españolas 1.912 ciclistas, según los datos que recopila anualmente la DGT. Las asociaciones ciclistas, agrupadas en la Mesa de la Bicicleta, llevan años trabajando en dos frentes: la reforma del código penal y la de la normativa técnica a la hora de diseñar carreteras.

"Está tramitándose la Ley de Movilidad Sostenible pero es un mamotreto que trata de crear muchos organismos de comunicación entre ministerios, ayuntamientos y titulares de las vías. Al final son todo recomendaciones", dice Triviño. "Nosotros lo que pedimos es que cada vez que se haga una carretera nueva o se reforme, se integre la bici. O con carril segregado o con arcén ancho".

En el plano penal, la primera batalla la ganaron hace muy pocos años: en 2019, cuando se introdujo el delito de abandono del lugar del accidente. La segunda, en 2022, cuando lograron que el código penal definiera la "imprudencia menos grave". La imprudencia grave es la que se realiza bajo la influencia de drogas, alcohol o con exceso de velocidad; la menos grave, la que no es grave pero cause la muerte de otro (en accidentes de tráfico). La imprudencia grave lleva pena de prisión de uno a cuatro años; la menos grave, solo multa.

"Hasta hace dos años se archivaba prácticamente todo lo que no era alcohol o drogas. Ahora ya tenemos la imprudencia menos grave muy bien definida. Está planteada así para la mayoría de los accidentes", dice Triviño. En el caso de Estela Domínguez, considera, el juez "tenía que haber pedido la suspensión del juicio en base a lo que declararon los testigos, practicar pruebas y cambiar la calificación. Pero hay que tener unos reflejos enormes para tenerlo claro".