Educación en Catalunya

De Terrassa a EEUU: Estudiantes de la UPC crean un cohete supersónico que viajará a 2.000 kilómetros por hora

El Cosmic Research de la Escola Superior d’Enginyeries Industrial, Aeroespacial i Audiovisual (ESEIAAT) es el primer equipo español admitido en la Spaceport America Cup, la competición universitaria más prestigiosa del mundo

MULTIMEDIA: Mujeres informáticas, el reto de combatir el síndrome de la impostora

De Terrassa a EEUU: Estudiantes de la UPC crean un cohete supersónico que viajará a 2.000 kilómetros por hora

De Terrassa a EEUU: Estudiantes de la UPC crean un cohete supersónico que viajará a 2.000 kilómetros por hora / UPC / VÍDEO: ATLAS

Helena López

Helena López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Se llama LUCID y ya ha hecho historia, igual que sus 'padres': Alba Badia (la coordinadora), Abimael Campillo, Antonio Estrela, Arnau Pena, Aleix Ribas, Sergi Pena, Javier Salmerón, Pablo Torres y Alfred Valentín; nueve estudiantes del Cosmic Research de la Escola Superior d’Enginyeries Industrial, Aeroespacial i Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). Del 17 al 22 de junio su cohete supersónico participará en la máxima categoría de la Spaceport America Cup, la competición universitaria de cohetes más prestigiosa del mundo que se celebra anualmente en el primer puerto espacial de lanzamiento de cohetes comercial del mundo, en Nuevo México, en Estados Unidos. Hazaña que hasta ahora no había logrado ningún equipo español.

Con sus 40 kilos y sus más tres metros de longitud, LUCID volará a 2.000 kilómetros por hora y competirá en la categoría de los nueve kilómetros de altitud con las mejores universidades del mundo. De los 28 equipos admitidos en esta categoría hay solo tres universidades europeas: la UPC, la Universidad Tecnológica de Munich y la Universidad Politécnica de Bucarest (el resto son de Estados Unidos, Australia, Canadá, la India, Nueva Zelanda y Tailandia).

Coordinado por una mujer pese a ser todavía un equipo muy masculinizado -Badia es la única mujer de los nueve miembros-, los estudiantes de la UPC han bautizado su cohete como LUCID en homenaje a Shannon Matilda Wells Lucid (1943), astronauta jubilada que viajó con la NASA cinco veces y que en su última misión vivió en el espacio durante 188 días pulverizando todos los récords.

Cohete de proximidad

Además de supersónico, LUCID es un cohete monocasco, cuya estructura está fabricada en su mayoría con fibra de carbono, excepto el módulo de la electrónica, que se ha diseñado especialmente para este tipo de vuelos -es decir, para vuelos supersónicos-, con punta de aluminio y fibra de vidrio "para ofrecer un compartimento radiotransparente", explican desde el Cosmic Research subrayando que el conjunto del equipamiento electrónico también está desarrollada por el equipo de Terrassa. Este les permitirá enviar en tiempo real los datos de los múltiples sensores de abordo (posición, velocidad y aceleración) a la estación de tierra, también diseñada por ellos. "Este componente es fundamental, porque además activa el sistema de recuperación y permite al equipo localizar el cohete una vez aterrizado mediante dos paracaídas", añaden.

"Esta misión es un hito más en nuestra trayectoria. Después de completar con éxito la misión Bondar, con la que logramos batir el récord universitario de altitud en España llegando a los 7,8 kilómetros y lanzar el cohete más potente jamás lanzado en Catalunya, ahora tocaba imponernos un reto que nos ayudara a llegar algún día a los 100 km", apunta Alba Badia, coordinadora del Cosmic Research y estudiante del máster universitario en Ingeniería Industrial en ESEIAAT. "Estamos emocionados porque lanzaremos nuestro cohete desde el puerto que utilizan las empresas Virgin Galactic y Blue Origin. Para nosotros poder vivir esta experiencia ya es todo un triunfo", concluye la coordinadora de la misión.

En el conjunto de categorías de la Spaceport America Cup participan más de 1.700 estudiantes de todo el mundo. El año pasado compitieron 158 equipos, de los que 80 eran norteamericanos y 78 de otros países.