Juicio con jurado popular

La madre de Sant Joan Despí que mató a su hija, a su exmarido: "Ahora te quedas sin la niña"

Este lunes empieza en la Audiencia de Barcelona el juicio contra Cristina Rivas, la mujer que acabó con la vida de la pequeña Yaiza en mayo de 2021

La madre de Sant Joan Despí confiesa que mató a su hija con una bolsa de plástico

"¿Cómo iba a saber que tenía que proteger a mi hija de su madre?"

Homenaje a Yaiza en el ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat, donde vive el padre de la pequeña.

Homenaje a Yaiza en el ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat, donde vive el padre de la pequeña. / Jordi Otix

J. G. Albalat
Germán González
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

"Ahora te quedas sin tu hija y me la llevo conmigo". Este es un fragmento de la carta que Cristina Rivas Espejo dejó a su marido antes de acabar con la vida de su hija, la pequeña Yaiza de cuatro años, en su domicilio de Sant Joan Despí (Baix Llobregat), según el sumario al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO. Este lunes comienza en la Audiencia de Barcelona el juicio con jurado popular contra esta mujer que cogió una bolsa de plástico y asfixió a la niña el 31 de mayo del 2021, según ella misma confesó en el juzgado que investigó el asesinato, que no tenía otro fin que castigar al que hasta 2019 había sido su pareja sentimental y padre de Yaiza. Tras el asesinato, la procesada intentó suicidarse ingiriendo pastillas.

Nota escrita por Cristina Rivas.

Nota escrita por Cristina Rivas. / EP

Cristina Rivas y Sergio Peiró, la expareja, tenían la custodia compartida de Yaiza. La semana del crimen estaba con su madre, en la avenida Barcelona de Sant Joan Despí. Fue por la noche de ese 31 de mayo cuando la mujer asfixió a su hija y provocó su muerte por insuficiencia respiratoria. La pequeña no tuvo la oportunidad de defenderse al estar dormida y bajo los efectos de sustancias tranquilizantes y sedantes. No podía "esperar un ataque por parte de su madre”, expone en su calificación la fiscalía. Junto con la acusación particular, que ejerce el abogado Juan Carlos Zallas en nombre del padre de la pequeña y de los abuelos paternos, solicitan la pena de prisión permanente revisable. La defensa, por su parte, pide que se absuelva a la procesada, al aplicarle la eximente de trastorno mental.

"Hola Sergio, mira lo que me has hecho hacer", le escribió la procesada a su exmarido

Cristina Rivas dejó escritas cuatro cartas: para su expareja, para su madre, para su padre y para su abuela. "Hola Sergio, mira lo que me has hecho hacer", le espetaba a su exmarido, con el que intentó volver días antes del crimen. "Ahora haz tú lo que quieras con tu vida, pero a mi hija me la llevo conmigo, que para eso la he parido yo y no te la vas a quedar tú. Ella y yo estaremos (en) un sitio mejor", afirmaba. En la misiva añadió: "No pienso permitir que te quedes con mi princesa" y "suerte y gracias por conseguir que mate a tu hija".

Las pastillas que tenía la procesada.

Las pastillas que tenía la procesada. / El Periódico

"Te cuidará desde el cielo"

En la carta a su padre ("Para mi padre con cariño, espero que puedas perdonarme"), Cristina Rivas también le confiesa la muerte de Yaiza y escribe: "Te cuidará desde el cielo porque será el ángel de la guarda que te guiará". Describe que no podía permitir que su expareja se quedara a la niña. "Perdóname por llevarme a mi hija conmigo", le decía en ese escrito en el que, además, le dejaba su coche y le explicaba cómo cambiar la titularidad.

A su madre le decía: "No estés triste porque sé que no hubieras visto a la niña igualmente". Y a su abuela: "Por todo lo que me ha hecho (la expareja) y por venganza hacia él, me llevo a mi hija conmigo porque igualmente, conociéndolo, no os iba a dejar verla nunca".

Cristina Rivas busco en internet información sobre el caso de Rocío Carrasco porque temía que su marido la alejara de su hija

El análisis del teléfono móvil de Cristina Rivas efectuado por los Mossos, que bautizaron la investigación con el nombre de 'cas papallona' (caso mariposa, en catalán), ofrece una radiografía de la forma de ser y actuar de la procesada. Por ejemplo, los investigadores constataron que la acusada buscó en internet de forma "frenética" a partir de marzo de 2021, dos meses antes del asesinato, entradas relacionadas con el documental 'Contar la verdad para seguir viva', de Rocío Carrasco. Ese rastreo se prolongó hasta el mismo día del crimen. La procesada estaba "obsesionada", según los Mossos en un informe, y expresaba el temor de que su exmarido pudiera hacer lo mismo con Yaiza. Es decir, posicionara a su hija en contra de ella para que la niña prefiriera a la nueva pareja de Sergio. Los agentes aseguran que Cristina Rivas pudo hacer un "paralelismo con su vida, identificándose con lo que presuntamente sufrió" Rocío Carrasco.

La acusada también buscó en internet información sobre sucesos en que niños hubieran sido asesinados por sus progenitores, entre ellos el del pequeño Gabriel Cruz (asesinado por la pareja de su padre en Almería), la desaparición de las pequeñas Olivia y Anna, que fueron asesinadas por su padre, Tomás Gimeno, en Tenerife, o el crimen de la pequeña Asunta Basterra en Santiago de Compostela a manos de sus padres. También había entradas de páginas relacionadas con sobredosis de medicinas, la obtención de un arma ilegal, envenenamientos, suicidios, cartas de despedida, bolsas de plástico y magia negra.  

Suscríbete para seguir leyendo