Emprendimiento

Una empresa de Málaga convierte el aire en agua y lucha así contra la sequía

Aguapars fabrica en la capital generadores de agua que funcionan a partir de la humedad ambiental y pueden generar hasta 1.000 litros de agua potable al día 

La venta de estas máquinas se ha disparado en los últimos meses, debido a la escasez de agua de la provincia 

Una empresa de Málaga convierte el aire en agua y lucha así contra la sequía.

Una empresa de Málaga convierte el aire en agua y lucha así contra la sequía.

Chaima Laghrissi

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Convertir el aire en agua. Así funciona el sistema que ha desarrollado Aguapars, una empresa de Málaga que, a partir de la humedad, genera agua potable para el consumo. 

Un sistema pionero que funciona a partir de la condensación. Este proceso físico consiste en el paso de una sustancia en forma gaseosa a forma líquida, lo inverso a la vaporización: "Lo que hacemos es utilizar ese proceso físico y lo llevamos a un nivel más industrializado y sofisticado", explica Dilia Barceló, portavoz de Pars Eco Tech. 

Las máquinas de Aguapars convierten la humedad ambiental en agua y a través de sus filtros "se remineraliza", ofreciendo agua potable, fresca y limpia a "hogares, oficinas o ayuntamientos", entre otros: "Estos generadores de agua solo necesitan un mínimo de 25% de humedad y una conexión eléctrica. Son eficientes energéticamente, ya que consumen muy poco. Contamos también con modelos que funcionan a través de placas solares. Solo gasta energía cuando genera agua, por lo tanto, si el depósito está lleno no hace falta que esté enchufado", afirma Barceló. 

Los generadores de Aguapars ofrecen así una solución a los problemas de escasez, contaminación y dificultad de acceso al agua potable. La empresa cuenta con diversos modelos, cuya capacidad puede ser de 10 litros a 1.000 litros diarios de agua.

El tiempo de llenado depende de la capacidad del depósito, pasando de cuatro a cinco horas en caso de depósitos de entre 10 a 20 litros, hasta un día entero si se tratan de depósitos de 500 o 1000 litros.

Los generadores no se limitan solo al consumo humano, sino que también se pueden usar para "cocinar, lavarse o regar": "Estas máquinas tienen diversas funciones. Dan un abastecimiento de agua donde no lo hay, o donde la calidad del agua es mala. Los generadores de 1.000 litros puedes conectarlos a la red de agua de tu casa y usarlos para todo", cuenta la portavoz Pars Eco Tech. 

Por ello, ante la grave situación de sequía que afronta la provincia, la venta de estos productos se ha disparado: "Estamos teniendo ya mucha gente que pregunta por las máquinas, alarmadas por la que se avecina, y, aunque no vamos a paliar los problemas de la sequía, sí que podemos ayudar a ciertos colectivos con el abastecimiento", subraya. 

Su clientela abarca desde particulares hasta grandes empresas, tanto locales como a nivel nacional e internacional: "Nos han contactado desde vecinos en zonas rurales, cuyo suelo está sometido a contaminación y no quieren regar sus huertos o plantas con ese agua; hasta arquitectos que se dedican a la bioconstrucción", dice Dilia Barceló.

Entre los países a los que exportan está Alemania: "Los alemanes no lo hacen por un tema de abastecimiento, sino por calidad de agua", indica. 

El precio de los generadores oscilan entre los 2.000 a los 40.000 euros: "No tiene fecha de caducidad. Lo único que tienes que cambiar son los filtros, cada año y medio", añade.