Salud mental

Uno de cada cinco universitarios ha tenido ideas suicidas y la mitad depresión y ansiedad

La Cooperativa Aplica ha concluido que las malas economías son la principal barrera al bienestar

Grupo de estudiantes repasa apuntes.

Grupo de estudiantes repasa apuntes. / Europa Press

EFE

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La prevalencia de ideación suicida es de aproximadamente uno de cada cinco estudiantes universitarios y casi la mitad sufre síntomas de depresión o ansiedad grave/moderada, según los resultados de un estudio del Ministerio de Universidades, difundido este viernes.

“La salud mental en el estudiantado de las universidades españolas” se basa en un análisis cualitativo y cuantitativo, este último realizado entre noviembre y diciembre de 2022 -con 59.605 respuestas- y de abril a mayo de 2023 (24.148 respuestas).

Entre los perfiles seleccionados se prestó especial interés a los colectivos más vulnerables, como son las personas racializadas, el colectivo LGTBIQ+, las personas con diversidad funcional y las mujeres doctorandas.

Proporciones

En relación con la salud mental, explica la investigación, uno de cada dos estudiantes universitarios que contestaron la encuesta presentaba síntomas depresivos y de ansiedad moderada o grave en las últimas dos semanas.

En las dos fases del estudio, las mujeres presentaron de forma significativa un mayor porcentaje de síntomas depresivos, ansiedad e insomnio clínico o grave y un porcentaje menor de consumo de riesgo de alcohol, comparadas con sus compañeros varones.

Según el trabajo de investigación de Universidades en colaboración con el Ministerio de Sanidad, la prevalencia de síntomas depresivos es de aproximadamente uno de cada dos estudiantes (49,4% y 46,9%) que completaron la encuesta y los pensamientos suicidas se sitúa en uno de cada cinco (22,5% y 21,4%).

El insomnio clínico o grave afecta a uno de cada cinco; la ansiedad moderada o grave a uno de cada dos y la prevalencia de consumo de riesgo de alcohol es de uno de cada siete estudiantes (13,7% y 12,7%) que respondieron a la encuesta, realizada por el Centro de Investigación Biomédica en Red-Salud Mental (CIBERSAM).

Las distintas prescripciones

En cuanto a los antecedentes de salud mental, destaca que el 17% de los jóvenes declaró que algún profesional médico le había prescrito tranquilizantes, ansiolíticos, antidepresivos o hipnóticos.

El informe tiene también como objetivo general abordar el bienestar emocional de la población universitaria desde aquellos factores que ayudan a mejorar las capacidades de las personas para tener buena salud y los que las limitan.

Según las conclusiones del estudio cualitativo, realizado por la Cooperativa Aplica, la principal barrera al bienestar son las económicas.

Las becas y el rendimiento académico

Así, "el acceso a becas es fundamental para muchas familias y la presión por mantener la beca se traslada al rendimiento académico. No solo son las matrículas, también acceder a los materiales necesarios para aprobar algunas asignaturas supone otra carga de estrés" que a veces se traduce en abandono académico.

También hay una "sensación generalizada" de falta de información, lo que provoca malestar en su relación con la universidad y un sentimiento de pérdida de tiempo, es decir, se considera que se pasa "mucho tiempo a lo largo del día en la universidad y que por diversos factores éste no se aprovecha bien".

La falta de organización de los planes de estudios, los contenidos repetitivos, el turno partido son cuestiones que destacan los estudiantes y que se proponen mejorar.

En marzo de 2022, el Ministerio de Universidades y el de Sanidad crearon un grupo de trabajo, en el que han participado representantes de CRUE Universidades Españolas y del CEUNE, con el objetivo de realizar un diagnóstico detallado sobre la situación de la salud mental del estudiantado universitario en España.

El COVID

Dos años antes, una investigación auspiciada por Universidades, destacó el malestar emocional de los jóvenes debido al impacto psicológico de la COVID-19 y del confinamiento. Ese mismo año, una encuesta realizada entre estudiantes y docentes de enseñanza superior en 10 países, incluyendo Reino Unido, EEUU, Países Bajos, Francia, España, Australia y los países nórdicos, demostró que el 76% del estudiantado tenía dificultades para mantener su bienestar.