Las cárceles catalanes registran 577 agresiones a funcionarios en 2022, casi el doble que en 2021

Centro penitenciario de Brians 2, en Sant Esteve de Sesrovires.

Centro penitenciario de Brians 2, en Sant Esteve de Sesrovires.

ACN

ACN

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Un total de 577 funcionarios penitenciarios fueron agredidos, de consideración grave o leve en Catalunya durante 2022, un 48,6% más que en 2021, excluyendo las agresiones de carácter sexual. Esto supone que más de un funcionario de prisiones es agredido al día en Catalunya, según los datos recogidos por el sindicato CSIF.

En total, en las cárceles catalanas se produjeron 725 incidentes, entre graves y leves. Comparando las cifras de 2021 y las de 2022 se ve cómo las agresiones graves son aproximadamente las mismas, 68 contra 69, pero tanto en leves como en tentativas hay un importante aumento, del 57% y el 83%, respectivamente. Por lo que respecta a los incidentes graves, hubo 52, con 68 funcionarios agredidos.

Todos los funcionarios con lesiones graves tuvieron que ser atendidos por los servicios médicos del centro y por la mutua de accidentes, con una suma de 1.598 días de baja, 180 días más que en 2021 y 530 días más que en 2020. A esa suma hay que añadir las agresiones de consideración leve, que han sufrido 509 funcionarios y las tentativas de agresión, que han afectado a 654 funcionarios.

Los centros penitenciarios más conflictivos de Catalunya (incluyendo agresiones graves, leves y tentativas) son Brians 1, Quatre Camins, Brians 2 y la prisión de jóvenes de Barcelona. En cuanto a los centros que han sufrido mayores agresiones graves siguen al frente del ránking Brians 1 y Brians 2 pero al CSIF le preocupa la situación de la cárcel de Ponent, en Lleida, que sufre un incremento de un 71% más de agresiones graves (de 7 en 2021 a 12 agresiones graves en 2022).

Desde el sindicato afirman que "las cifras de agresiones siguen subiendo año tras año. Continúa la escalada de violencia hacia nuestro colectivo y continúan la falta de medidas efectivas que detengan las vergonzosas cifras que como cada año se nos facilitan desde la Dirección General de Asuntos Penitenciarios". CSIF exige que se revisen estos datos por parte de la Dirección General de Asuntos Penitenciarios y del Departamento de Justicia y que se tomen las medidas preventivas oportunas y que, producidas las agresiones si procede, se agilicen los procedimientos para paliar estas situaciones.