REPORTAJE

Cámaras y alarmas en las iglesias de la España vaciada para evitar robos y expolios

La Junta de Castilla y León desarrolla un proyecto piloto para reforzar la seguridad de 24 iglesias protegidas de Soria

Cámaras y alarmas en las iglesias de la España vaciada para evitar robos y expolios
3
Se lee en minutos
Roberto Bécares

Esta misma semana, amigos de lo ajeno robaron una talla del siglo XVII de la iglesia de San Juan de Rabanera, en Soria capital. La pieza puede tener un valor de 6.000-7.000 euros en el mercado negro, según los cálculos de la propia Diócesis de Osma-Soria. Los robos y sustracciones tanto en los altares -donde suele haber piezas antiguas de gran valor-, como en los despachos parroquiales -donde se guarda la recaudación del cepillo-, se han convertido en sucesos habituales en las iglesias de Castilla y León, donde los ladrones aprovechan la despoblación cada vez más acusada para campar a sus anchas.

Por eso, la Junta de Castilla y León va a poner en marcha un proyecto pionero en España para tratar de salvaguardar el patrimonio cultural con la instalación de diferentes medidas de seguridad en las iglesias: alarmas, circuitos cerrados de televisión, control antincendios, control de pararrayos, monitorización ambiental, monitorización de infraestructuras, necesidades fotovoltaicas, estudio de tensión eléctrica, etc.

La iniciativa cubrirá un total de 24 iglesias y ermitas de la provincia de Soria. “Se han elegido monumentos catalogados de Bien de Interés Cultural que estén en pueblos de menos de cien habitantes”, comenta un portavoz de la Junta en Soria a El Periódico de España, del grupo Prensa Ibérica.

El proyecto, ahora en licitación por un presupuesto base de 884.293 euros, está impulsado por la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte con fondos europeos FEDER REACT-UE, y contempla “los servicios de monitorización e incorporación de tecnologías digitales para la protección, conservación, vigilancia y difusión de bienes inmuebles singulares” de la provincia de Soria, una de las más castigadas por la despoblación.

Según fuentes de la Junta, si la experiencia, que se extenderá durante 50 meses, es positiva, se podría trasladar al resto de la comunidad autónoma.

En una primera fase (monitorización) se llevará a cabo la ejecución de los trabajos e infraestructuras necesarias para desarrollar el ‘Servicio de monitorización e incorporación de tecnologías digitales’ en la protección, conservación, vigilancia y difusión de los 24 bienes inmuebles singulares protegidos. En la fase segunda tendrá lugar el desarrollo de los ‘Servicios vinculados’.

“El proyecto contempla la instalación de sistemas de parametrización de las condiciones interiores que afecten a la conservación del patrimonio cultural, realización de cálculos justificativos, estudio y justificación de la normativa vigente, así como la monitorización, vigilancia, protección y seguridad contra la intrusión, protección contra incendios y protección contra el rayo”, señalan desde la Junta.

En función de las necesidades específicas de cada uno de los edificios, se planificarán una serie de servicios u otros. Para analizar las particularidades de los edificios durante los últimos meses se realizó un estudio de cada uno de los templos para conocer sus particularidades.

“Es una gran oportunidad para poner a salvaguarda el importante patrimonio cultural de la provincia en aquellas zonas que por su menor densidad poblacional pueden estar más expuestas a los peligros”, señala Yolanda de Gregorio, delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Soria.

Los bienes protegidos han sido clasificados en dos lotes, por razones de proximidad geográfica, para facilitar las labores de ejecución, mantenimiento y control.

Noticias relacionadas

En el Lote 1, Zona Este, los inmuebles incluidos son: Iglesia parroquial de San Pedro, en Abanco (Berlanga de Duero); Iglesia de San Martín, en Aguilera (Bayubas de Abajo); Iglesia de San Miguel Arcángel, en Andaluz (Berlanga de Duero); Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, en Beltejar (Medinaceli); Iglesia de San Martín, en Berzosa (El Burgo de Osma); Iglesia parroquial de San Juan Bautista, en Brias (Berlanga de Duero); Iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, en Caltojar (Caltojar); Iglesia de San Pedro, en Caracena (Caracena); Ermita de San Miguel de Gormaz, en Gormaz (Gormaz); Iglesia de San Juan Bautista, en Ligos (Montejo de Tiermes); Ermita de la Virgen del Val, en Pedro (Montejo de Tiermes); Iglesia de San Martín, en Rejas de San Esteban (San Esteban de Gormaz); Ermita de San Bartolomé, en Ucero (Ucero); Iglesia de Santa María Magdalena, en Valdenarros (El Burgo de Osma); e Iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción, en Villasayas (Villasayas).

En el Lote 2, Zona Norte: Iglesia de San Pedro, en Cerbón (Cerbón); Iglesia del siglo XVIII, en Chavaler (Garray); Iglesia de San Bonifacio, en Espejo de Tera (Almarza); Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, en Fuensaúco (Renieblas); Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Hinojosa del Campo (Hinojosa del Campo); Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, en Los Llamosos (Quintana Redonda); Iglesia románica del siglo XII, en Omeñaca (Arancón); Iglesia de San Millán, en Oncala (Oncala); e Iglesia de Nuestra Señora del Collado, en Valtajeros (Valtajeros).