ENTREVISTA

Josep Maria Cuartero: “Ayudar y acompañar engancha, es adictivo”

‘Alella, poble cuidador’ es uno de los 10 proyectos que ha recibido el Premio Fundació 'la Caixa' a la Innovación Social 2022

Josep Maria Cuartero, presidente de ‘Alella, poble cuidador’ y representante en el proyecto de la Fundació Sant Francesc d’Assís.

Josep Maria Cuartero, presidente de ‘Alella, poble cuidador’ y representante en el proyecto de la Fundació Sant Francesc d’Assís. / Máximo García / Fundació “la Caixa”

3
Se lee en minutos
Montserrat Baldomà

‘Alella, poble cuidador’ es una red comunitaria que se implica en la atención y el acompañamiento de los vecinos de esta localidad del Maresme que están en situación de soledad o enfermedad. La iniciativa, que cuenta con más de 50 voluntarios, es uno de los 10 proyectos reconocidos por los Premios Fundación ‘la Caixa’ a la Innovación Social 2022. El médico Josep Maria Cuartero es el presidente de ‘Alella, poble cuidador’ y representante en el proyecto de la Fundació Sant Francesc d’Assís.

-Enhorabuena por el premio. ¿Cómo nace el proyecto y por qué? 

-Nace por la iniciativa de un vecino del pueblo, Alex Prats, quien planteó el proyecto al Ayuntamiento y a la Fundación Sant Francesc d’Assís, entidad sin ánimo de lucro que cuenta con tres centros asistenciales en el municipio. Prats detectó que en Alella, un municipio privilegiado en cuanto a asistencia sanitaria y social, no había vías para canalizar toda la ayuda y la compañía que necesitan los vecinos más vulnerables. Gracias a la importante apuesta del consistorio y de la Fundación Sant Francesc d’Assís y al ingente trabajo de Prats hemos sacado el proyecto.

-En el fondo, es volver a tejer la red de solidaridad que había en los pueblos.

-Antes, en los pueblos había una estructura informal de ayuda mutua; siempre había un vecino, un familiar, un amigo que, con más o menos éxito, creaba un entramado social para echar una mano a quien necesitaba ayuda. La sociedad ha evolucionado; ahora estamos más comunicados, pero también más solos, y esa estructura se había ido diluyendo. La idea es hacer formal esa estructura informal. No queremos suplir a nadie, sino hacer detección y acompañamiento.

-¿Los pueblos se habían deshumanizado?

-No, deshumanizado, no. Nosotros hemos encontrado humanidad a raudales. Pero sí vivimos más aislados. Muchas veces no conocemos ni a los vecinos de nuestra escalera.

-¿Qué hay de innovador en su proyecto?

-La innovación es la síntesis de esfuerzos de los tres pilares del proyecto: la sociedad civil, esto es, las personas que se ofrecen voluntarias y se forman, las administraciones públicas y las entidades privadas que colaboran. Unos aportan voluntad y las horas, otros los recursos y otros, el saber hacer. Eso da un poder extraordinario, es una suma imbatible.

-¿A quién va dirigida la iniciativa?

-¡A todo el mundo! A cualquier persona que necesite esa mano amiga y ese acompañamiento, esté donde esté, ya sea en una residencia o en su casa. También tenemos el Programa Escuelas Cuidadoras, para acompañar en los procesos de enfermedad, muerte y duelo. Las escuelas están haciendo un trabajo extraordinario. 

-¿Cuál ha sido el nivel de respuesta de la población?

-¡Excelente! A modo de ejemplo, le diré que hemos hecho cinco cursos para formar al voluntariado y todos se han llenado. Tenemos la suerte de contar entre nuestros vecinos con profesionales de alto nivel y la sorpresa ha sido que estas personas, que vivían allí pero quizás no conocían demasiado su ciudad, se han involucrado y han hecho aportaciones muy valiosas.

-¿En esta respuesta radica su éxito?

-Sin duda. El éxito es de la población de Alella.

-Está claro que se ayuda a la persona acompañada, pero ¿qué le aporta al voluntario?

-Lo explican los mismos voluntarios, aporta una gratificación y satisfacción personal muy grande. Lo que das te viene retornado multiplicado por 10. Cuidar, ayudar y acompañar engancha, es adictivo.

-¿Un pueblo cuidador es también un pueblo más resiliente y más feliz?

-¡Vaya con la pregunta! No soy sociólogo, pero el recibimiento de la iniciativa por parte de la población de Alella ha superado las expectativas. Y, siendo así, será que alguna cosa encuentran las personas que participan que las hace sentir bien.

Noticias relacionadas

-La iniciativa es escalable. ¿Algun pueblo se ha acercado a ustedes para aprender de la iniciativa e implementarla?

-Sí. En paralelo a la asociación, hemos creado una red de pueblos cuidadores. El proyecto de Alella no se puede calcar, porque cada pueblo tiene sus propias características, pero sí se puede adaptar, haciendo las modificaciones que sean necesarias, a las estructuras sociales de cada municipio. 

Un futuro de oportunidades

EL PERIÓDICO y Fundación ‘la Caixa’ dan voz a los perfiles sociales, culturales y científicos que con su esfuerzo están creando una sociedad con más oportunidades para todos.

Temas

Tercera edad